jueves, 29 de noviembre de 2012

Yuca con salsa de café y regaliz


Tumbando mitos: la cocina vegetariana
no siempre es sana... no siempre hace adelgazar...
¡y puede dar sorpresas muy agradables!


Para 3-4 personas, necesitamos:

  • Una yuca de tamaño mediano
  • 200 ml de nata líquida (o 150 ml de nata vegetal + 50 ml de leche vegetal)
  • 1 café ristretto (menos de media tacita con una medida generosa de café)
  • 6 avellanas + 6 granos de pimienta negra + 15 pastillas de regaliz
  • 6 gotas de Jugo Maggi
  • sal


  • Pelar la yuca hasta la parte blanca, cortarla en dos o tres trozos y cocerla en agua con sal y un chorrito de zumo de limón.
  • Retirarla cuando esté tierna y se empiece a abrir.
  • Partir los trozos por la mitad a lo largo y retirar la fibra dura del centro.
  • Cortar cada "cuña" de yuca en dos o tres partes y rehogarlas lentamente en margarina, girándolas varias veces para que se impregnen por todos sus lados.
  • Retirarlas en cuanto se empiecen a dorar suavemente los bordes, no más porque se secan.



Preparación de la salsa (mientras se hace la yuca):

  • Calentar la nata en un cacillo a temperatura baja.
  • Moler en un molinillo 6 avellanas + 6 granos de pimienta negra + 15 pastillas de regaliz
  • Incorporar a la nata esta molienda junto con el café, la sal y el Jugo Maggi.
  • Cocinar, removiendo a menudo, hasta que la salsa tome algo de color y se reduzca un poco. Tiene que quedar ligeramente densa pero líquida, si se usa nata vegetal puede ser necesario añadir algo más de leche.
  • Probar la salsa: sabrá a café con leche pero cambiará al mezclarla con la yuca. El regaliz se debe sentir, no invadir pero sí percibirse claramente como retrogusto. Si no es así, añadir alguna pastilla más. La intensidad del sabor varía con la calidad del producto, lo mejor es ir probando hasta encontrar el punto justo.

Emplatado:
  • Poner una cantidad generosa de salsa en el fondo del plato, acomodar encima los trozos de yuca, echarles un poco más de salsa y regar todo con la margarina sobrante. Terminar con bastante pimienta negra recién molida y unas pastillas de regaliz.


7 comentarios:

  1. Siempre he tenido curiosidad de saber qué tipo de receta podría hacer con la yuca.
    gracias a tí ya tengo una buena obción!!!
    Un beso, Nina.

    ResponderEliminar
  2. Hola Titanii! Me alegro de que te guste, si quieres algo más sencillo te invito a mirar esto http://goo.gl/iQ4qh. Y después la harás como se te antoje porque va con todo y de todas formas.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Uffa, questa è cattiveria!! adesso mi tocca girare tutti i supermercati e gli ortolani della provincia per trovare la yucca!! perchè sì, DEVO provare questa ricetta! ;-P

    ResponderEliminar
  4. Bé, togli gli ortolani e aggiungi i negozi latini e africani. Ma io la compro al super.
    E dopo mi DEVI dire se ti è piaciuta :-P

    ResponderEliminar
  5. Dimenticavo: non mi dici niente della mia liquirizia? (Dio com'è buona, complimenti!)

    ResponderEliminar
  6. Me gusta la yuca.
    Yo esta me lo tomo sin rechirtar y eso que no me va nada el café ;), soy de algarroba, no puedo evitarlo.
    Vale... vale ni quiero jjjjj
    Claro!!! que hay cocina basura vegetariana :(
    Un saludito

    ResponderEliminar
  7. Mijú, suscribo esa declaración tan categórica: a mí también me gusta la yuca. Mucho. Y ahora me has dejado con ganas de hacerla con algarroba que también me gusta, mucho.
    Sí, por suerte hay cocina basura vegetariana, mi alma gástrica a veces clama por ella. Va a ser que el mundo es justo.
    Un beso :-)

    ResponderEliminar

Gracias por dejarme tus comentarios, la única condición para que sean publicados es el respeto.