miércoles, 13 de febrero de 2013

Nabos con sabor oriental (dieta)


Otra iniciativa de la campaña
"Los nabos no son solamente para el caldo"

Hace dos años sufrí el ataque de un comando de ACT (Amas de Casa por la Tradición, grupo muy activo en mi barrio) por poner en duda el sacro precepto de que Los nabos son para el caldo. Para desahogarme traje al blog el enfado y las Cintas de nabo con champiñones en salsa crema. Y a partir de ahí hubo un épico brote de recetas con nabos exceptuados del caldo, cada vez que otra bloguera sacaba una yo me sentía La libertad guiando al pueblo. Fueron días de gloria para mi autoestima y de escabechina para los nabos, que se inmolaron gustosos (en el sentido de sabrosos) por su ultrajado honor.
Ahora han vuelto los nabos y con ellos mis ganas de probar más recetas. La de hoy sabe a Oriente y está dedicada a Ficus de Veganasia, que me hizo antojar de su Bok Choy salteado. Por su culpa tuve que ir al súper chino a comprar bok choy y aproveché para comprar las tiritas de "carne" y la hierba limón.
Y ahora vamos a la receta, que -ya me olvidaba- va muy bien para una dieta baja en grasas tipo Weight Watchers. Espero que os guste.

Ingredientes para dos personas
  • 2 nabos medianos
  • 1 pimiento verde alargado ("italiano")
  • 1 varita de hierba limón (después hablamos)
  • 1/2 paquete de tiritas de "carne" (después hablamos)
  • 1/2 vaso de vino para cocinar chino
  • 1 cucharada de ketchup
  • 1 cucharada de salsa de soja
  • 1 o 2 cucharaditas de espesante Bisto (después hablamos)
  • aceite de sésamo

Preparación
  • Pelar los nabos, cortarlos en rodajas y tostarlos ligeramente de ambos lados en una sartén antiadherente (si es posible con acabado de piedra). Retirar y reservar al calor.

  • Cortar el pimiento italiano en ruedas y pasarlas un par de minutos por la misma sartén con todas sus semillas.
  • Añadir los nabos tostados y regar con el vino, dejar evaporar el alcohol y agregar la hierba limón en rodajitas, el ketchup, las tiritas de "carne", la salsa de soja y dos dedos de agua. Tapar y dejar unos minutos a fuego moderado hasta que los nabos estén tiernos pero consistentes.
  • Espolvorear con una cucharadita de Bisto y remover, dejar que la salsa espese y añadir otro poco si hace falta (si no se dispone de Bisto, utilizar la clásica dilución de maicena o almidón de arroz en agua).
  • Salpicar con unas gotitas de aceite de sésamo y servir.

Ahora hablamos

La hierba limón
También conocida por su nombre en inglés lemon grass y, en español, como citronela o limoncillo. Es una hierba con tallos rígidos y gruesos que tienen un suave sabor a limón. Se consigue en los supermercados chinos, fresca o congelada, y cada vez más en otros establecimientos.


Las tiritas de "carne"


Solo en súper chinos. Deduzco que en China lo toman como tentempié porque suele venir con un tenedorcillo. Es muy especiado, dulce y picante, y como ingrediente aporta un sabor delicioso y una textura de carne que contrasta con los vegetales.


El Bisto


Producto infaltable en las casas británicas, que en España comercializa la cadena Alcampo. Es un espesante saborizado que se utiliza para hacer gravy, la típica salsa inglesa para acompañar carnes. Se echan unas cucharadas del granulado en agua caliente y la salsa está hecha, sin la suprema exquisitez de la receta original pero también sin el engorro y el tiempo para prepararla. Viene en dos sabores, para pollo y para carne, pero el producto es vegano.
Existen similares, como el RUF Soßenfix alemán, pero no tienen ni punto de comparación con el Bisto.


Más recetas con nabos:

¡Espero las vuestras!




15 comentarios:

  1. tiene una pinta estupenda!!
    yo estoy de acuerdo...soy de las pocas personas de mi alrededor que se comen las verduras después de hacer el caldo, tanto el nabo, la chirivia, el apio...es riquísimo...me apunto tu receta!! gracias por compartirla ;)

    ResponderEliminar
  2. Hola Princesa, qué bueno que te guste!
    En serio que tiran las verduras del caldo? Mi abuela hubiese dicho "se merecen pasar hambre", yo no llego tan lejos pero sí que me da penita. Me alegra saber que tú también te lo comes todo :)
    Me has hecho morir de envidia con tu colchón de nieve, mándame un poquito que aquí nunca llega! Espero que hayan vuelto la luz y el gas, y si no, cena de cámping gas a la luz de las velas, qué más puedes pedir!
    Un besote.

    ResponderEliminar
  3. Que caña de sartenes, moza.
    Toy encantá.

    ResponderEliminar
  4. Amelia, has visto? Me gustan más cada día, con que duren 3 de los 15 años ya me conformo.

    ResponderEliminar
  5. Nunca he probado los nabos, porque siempre he pensado que el sabor no me iba a gustar y además porque no es una verdura que vea normalmente a no ser que me fije. Si los compro intentaré hacer esta receta que seguro que así me gustan =)

    ResponderEliminar
  6. Hola Lorena. Si los compras, prueba un trocito crudo con veganesa, están buenísimos! Y además tienen muy pocas calorías (sin veganesa :)
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Vamos que si me acuerdo de la campaña a favor del nabo y hasta lo conté por escrito en la revista cocina vegetariana lo que te había pasado como historia “fruteril”;)
    Un saludito


    ResponderEliminar
  8. Mijú, presidenta de la Asociación pro-rehabilitación del nabo! Nuestra militante más aguerrida!
    Hace solamente dos añitos pero desde entonces ha pasado mucho nabo por los fogones. Y que siga pasando!
    Un beso, guapa.

    ResponderEliminar

  9. Todo un detallazo la dedicatoria queridísima Nina, me has sacao los colores jejeje...

    Totalmente solidarizado con la battalla a favor del nabo mas alla del caldo. De hecho, antes de la llegada de la patata, era el principal tubérculo de la cocina europea. Y a raiz de aquello, fueron los orientales los que lo adoptaron como propio y es un ingrediente fundamental en cocinas como la japonesa.
    Tirando de historia gastronómica europea, podrían encontrarse mil y una recetas elaboradas con este humilde ingrediente, hojas incluidas, ya que los grelos (como se las conoce en Galicia) son también una autentica delicia.

    Ya he visto que has hecho acopio de ingredientes, y la receta no puede tener un aspecto mas apetitoso.
    He probado alguna vez esas tiras de carne vegetal, de sabor dulzón y especiado. Con el aporte cítrico del lemongrass, seguro que esta de vicio. ¡¡¡Me la apunto!!!.

    Por cierto dear Nina, ya me he autoregalado la sartén y es una maravilla. Tenías razón, hasta las crepes sin huevo bailan el vals...

    Un abrazote.

    ResponderEliminar
  10. Ficus, dedicatoria muy merecida, tú has sido el autor moral del hecho. Sabes que en la primera publicación escribí "Findus" de Veganasia? Todavía está así en google (¿hay un psiquiatra en la sala?).
    En Francia, el Navet noir du Pardailhan es un tesoro nacional, gestionado de forma comunitaria por los cultivadores y sus familias. Y en Asturias está la Cofradía de amigos de los nabos, que no se queda atrás.
    En Italia los grelos (cime di rapa) se consumen en todo el país con gran deleite, en casa siempre caían. Y pensar que en otros sitios no se conocen y hasta se tiran.
    Me alegro de que estés contento con la sartén, en casa se han vuelto indispensables.
    Un abrazo y buen finde!

    ResponderEliminar
  11. Nina hoy puse mi receta de nabos, para que tu autoestima este gloriosa siempre ;)
    Un saludito

    ResponderEliminar
  12. Pues allá voy, hecha por esas manos seguro que está buenísima!
    Hasta luego :)

    ResponderEliminar
  13. Nina, acabo de subir una receta con nabos y me han gustado tanto que desde ahora los incorporaré a mis platos ya que antes solamente los empleaba para hacer caldos.
    Gracias por esta iniciativa y por todas tus propuestas.

    ResponderEliminar
  14. María, tu receta es estupenda y uno de estos días caerá en casa.
    La "iniciativa" surgió como broma y se extendió, espero que llegue a las señoras de mi súper :-D
    Un abrazote!

    ResponderEliminar

Gracias por dejarme tus comentarios, la única condición para que sean publicados es el respeto.