lunes, 26 de enero de 2009

Palomitas de pimienta


Un aliño diferente para verduras, quesos, arroz o lo que sea.

- Se pone bastante aceite de oliva en una sartén y se le echan semillas de lo que haya y guste (hinojo, comino, mostaza, sésamo) y bayas de pimienta rosa y verde. Se calienta a fuego moderado, tapado y sacudiendo suavemente la sartén, hasta que empiecen a saltar como palomitas. Dejarlas saltar solamente unos segundos aunque no se abran todas, porque si se queman hay que tirarlas.

- Apagar el fuego, echar unas gotitas de vinagre balsámico, tapar otra vez, dejar infusionar 10-15 minutos y utilizar.

Esta vez las puse sobre alcachofas cocidas, cortadas en dos y casi rellenas con perejil picado. Para acompañar, tomate fresco y pastel de lentejas.


TiP

Se pueden preparar y guardar durante mucho tiempo en un recipiente bien tapado. En tal caso, mejor no echarles vinagre por si alguna receta no lo lleva.

--------

10 comentarios:

  1. no solo q me ha encantado lo de las semillas sino tambien lo del pastel de lentejas!!!!! como lo haces?

    ResponderEliminar
  2. Me alegro! No puse la receta del pastel porque no quedó con la consistencia adecuada, o sea que tendría que volver a hacerlo. Si lo quieres antes, te lo mando encantada por correo.

    ResponderEliminar
  3. Divertido aliño para las alcachofas. ¡Me encantan las alcachofas de todas las formas!
    Probaré esta receta, me parece muy original y tiene que estar bueníííísima.

    ResponderEliminar
  4. A mí también me encantan las alcachofas, mmm, crudas en ensalada, me parece que mañana las haré.
    Si pruebas las pimientitas y te gustan, cuéntamelo. Si no, cuéntame otra cosa.

    ResponderEliminar
  5. Voy corriendo a buscar alcachofas (mi verdura favorita) esta noche probamos la receta... ya te contaremos, el temporal nos ha respetado las aromáticas menos mal...

    Gracias por alimentarnos el Alma con tanto Arte y tanta Belleza
    Besos
    Námaste

    ResponderEliminar
  6. Armonía: me siento como cuando daba exámenes, espero que os guste como a nosotros!
    Me alegro de que se hayan salvado las hierbas, esa casa vuestra es un paraíso hasta en medio del temporal.
    Gracias a ti por las cosas bonitas que me dices, eres demasiado buena.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Bueno pues al final no pudo ser con alcachofas, últimamente escasean por estos lares y, las congeladas no saben igual... en el huerto quedaban brócolis así que la misma receta pero con distinta verdura, las palomitas eran de pimientas (blanca, verde, roja, negra), cilantro, comino, anís verde y sésamo, para decorar unos pétalos de caléndula.
    Después de verter las palomitas sobre la verdura nos quedaron ganas de espolvorear un poco de mozzarella y darles un toque de horno..., pero lo dejaremos para otra ocasión... quién sabe si...

    Las alcachofas son depurativas del hígado, ayudan a eliminar los "malos humores" porque los "buenos amores" se cocinan a fuego lento en los fogones del corazón.

    Hay un pequeño rincón resguardado del jardín, para las aromáticas, diversas clases de tomillos, salvias, hinojos, matricarias, romeros, hierba luisa, mentas, perejil, lavanda, melisa, caléndulas, orégano...

    Tus albóndigas de garbanzos nos rondan a cada instante el séptimo cielo del paladar, a ver si el próximo finde puede ser...

    Besos
    Námaste

    ResponderEliminar
  8. Armonía querida, me hace mucha ilusión que compartamos sabores.
    Estoy haciendo un ejercicio de amor para que vuestra casa no me despierte una envidia cochina, qué maravilla!

    Los brócolis también me gustan mucho, es más, me acabo de antojar e iré a comprarlos para esta noche.

    Las albóndigas de garbanzos están muy bien como cocina rápida, pero confieso que los falafel me gustan más. Y, según dónde vivas, puede ser más rápido poner los garbanzos en remojo la noche anterior que ir a comprar la harina. De todos modos me llena de alegría que probéis también esa receta.

    Tus palomitas llevaban "todo bien de Dios", me encanta la combinación. Pero os han gustado? Como decía el bolero, "tu silencio me acongoja, me preocupa y predispone... y aunque sea con borrones"... dime si estaban ricas :-D.

    Un beso con ruido.

    ResponderEliminar
  9. Querida Nina, perdónanos porque dábamos por hecho que sabías que estaba “rico, rico”, un placer para los sentidos sentir el leve crujir de las palomitas en el séptimo cielo del paladar, donde es muy fácil entrar en contacto con lo divino, verdad?.

    Media parte de Armonía viene del Sur de ahí el placer por los aromas, mi madre prepara unas albóndigas con miga de pan, ajo y perejil que reboza con huevo, fríe y que, en el momento de servir añade al potaje de garbanzos “que quita el sentío”… hace tiempo que no preparamos falafel (falafo lo llamaba la persona que nos lo enseñó), bueno albóndigas o falafo?... lo dejamos en manos del sabio destino, él decidirá.

    Cuando soñamos con el corazón estamos creando el futuro pues somos diminutos dioses alquimistas, esto ya lo sabes, lo experimentas a diario cuando estás en tu cocina “la del Alma”.

    Besos calentitos con olor a puchero
    Námaste

    ResponderEliminar
  10. Armonía, que acabo de comer y ya estoy pensando en esas albóndigas! Con el próximo potaje, caen seguro.
    Gracias por tu descripción de las palomitas, eres un tesoro.
    El olor a puchero es como un abrazo, combina muy bien con los besos calentitos.
    Mi alma estomacal sonríe :)

    ResponderEliminar

Gracias por dejarme un comentario