domingo, 1 de marzo de 2015

Nabos rebozados con "salsa" moruna

Como decimos todos los años, 
"los nabos no son solamente para el caldo"




  • Prepara una masa sin grumos con 50 g de harina de arroz, 150 g de harina de trigo común, media cucharadita de bicarbonato y 300 ml de agua muy fría.
  • Pela nabos pequeños, córtalos en rodajas y échalos en la masa, removiendo para que se cubran bien.



 
  •  Fríe las rodajas de ambos lados en aceite de semillas a temperatura moderada-alta para que la masa se dore y el nabo quede ligeramente crujiente.
  • Escúrrelas sobre papel absorbente y espolvoréalas con sal fina desde lo alto.




  • Sirve enseguida, como aperitivo o entrante, con una ensaladilla cortada muy fina (lo que los estadounidenses llaman "salsa") hecha con: una naranja pelada, 1 tomate pequeño, 1 bulbo pequeño de cebolleta, 1 trozo de pimiento rojo y 6-8 aceitunas negras, aliñada con vinagre de manzana, poca sal, bastante pimienta negra y cilantro (o perejil) picado.




jueves, 26 de febrero de 2015

Entrante de la huerta


Un cargamento de vitaminas y minerales
para prevenir la astenia... ¡que ya llega la primavera!


Por la abundancia y variedad de ingredientes, más que un entrante es un plato principal o único para una cena ligera. Con un tazón de caldo y una rebanada de pan de campo, ya no querrás más nada. 


Las alcachofas

  • Pon a hervir un litro de agua con sal y el zumo de un limón.
  • Lava bien dos alcachofas, quítales las partes duras y córtalas por la mitad a lo largo.
  • Retírales la pelusa central y rebánalas a lo largo en tiras de 2 cm de grosor.
  • Cuécelas dos minutos con tres dientes de ajo y escúrrelas bien.
  • Alíñalas con sal si hace falta, pimienta, aceite y eneldo.


 La jardinera de verduras

  • Pon a hervir medio litro de agua con sal, 100 ml de vinagre de manzana y 2 cucharadas de azúcar (puedes variar las proporciones a tu gusto).
  • Corta verduras firmes (en este caso zanahorias y apio) primero en lonchas de 0,5 cm y después en triángulos o rombos largos y finos.
  • Cuécelas uno o dos minutos, escúrrelas y consérvalas en su agua, mejor hasta el día siguiente. Las puedes guardar varios días en el frigo, tapadas.

El emplatado

  • Corta una lechuga iceberg en tiras finas y mézclalas con tomates secos remojados, cortados en tiritas. Aliña con poco vinagre de Jerez y aceite de oliva
  • Apoya en la ensalada las verduras en jardinera y unas tiras de pimiento rojo fresco.
  • Pon las alcachofas a un lado, riega todo con aceite y espolvorea con chalote liofilizado sin hidratar (este producto, que ya he utilizado en esta receta, en España se consigue de la marca Ducros en los hipermercados de origen francés como Carrefour y en tiendas gourmet).

La salsa

  • Pela un tomate fresco grande y bátelo con una tira de pimiento rojo, sal, un chorro de aceite y una punta de cucharilla de goma xantana* hasta que espese un poco.
  • Pon la salsa en un biberón de cocina, deja en reposo unos minutos y reparte unas gotas por todo el plato.

•.¸¸•´¯`•.¸¸.•´¯`•¸¸.••.¸¸•´¯`•.¸¸.•´¯`•¸¸.•


* La goma xantana es un polisacárido producido por una bacteria, o sea que es apta para el consumo vegano. Para las aplicaciones (que son muchísimas y muy divertidas) os remito a esta página de Umami Madrid.  En Mataró, la consigo de calidad alimentaria en la antigua droguería Boter, donde también os aconsejarán sobre los usos y propiedades.


domingo, 22 de febrero de 2015

Pasta con endibias y ciruelas


 Un plato delicioso para sorprender en 20 minutos

La salsa se hace mientras hierve la pasta y el resultado es un un plato fino y muy sabroso, digno de una mesa de invitados. Si te gustan las endibias, hazme el regalo de probarlo.

Ingredientes para dos raciones abundantes

  • 150 g de pasta corta italiana
  • 2 endibias grandes
  • 4 ciruelas pasas
  • 1 cucharada de salsa de tomate (optativa)
  • 1 cucharadita abundante de mostaza con los granitos
  • Jugo Maggi
  • 8 avellanas
  • aceite de oliva
  • sal, pimienta de colores, 8 bayas de pimienta de Jamaica (allspice) y tomillo seco

Preparación

  • Pon a calentar 1,5 litro de agua. Cuando rompa el hervor, añade sal gorda al gusto y echa la pasta, removiendo al principio para que no se pegue.

Mientras la pasta hierve (este formato lleva 12 minutos):

  • Corta las endibias por la mitad a lo largo, quítales el triángulo central (salvo que prefieras mantener un toque más amargo) y trínchalas en tiras de 1 cm de ancho.
  • Corta las ciruelas en tiras finas.
  • Cubre el fondo de una sartén grande con aceite de oliva, enciende el fuego a potencia media y echa las tiras de endibia con la pimienta de Jamaica machacada (no molida) y las ciruelas
  • Remueve medio minuto y añade la mostaza, dos golpes de Jugo Maggi, la salsa de tomate si la usas (solo una cucharada, no se tiene que ver ni sentir), el tomillo y unas cucharadas de agua de cocción de la pasta para que se haga la salsa. 
  • Deja unos segundos más, condimenta con sal y pimienta, apaga el fuego y tapa la sartén.

Cuando falte un minuto de cocción (no mires el reloj, prueba la pasta):

  • Echa uno o dos cacillos de agua de cocción a la sartén y vuelca en ella la pasta escurrida, sube el fuego y cocina removiendo suavemente de abajo arriba hasta que la pasta esté hecha y la salsa se haya reducido casi por completo.
    Si hace falta, añade más agua durante la cocción. Tiene que haber el agua necesaria para que la pasta termine de hacerse.
  • Pon en los platos y espolvorea cada uno con pimienta de colores recién molida y las avellanas trituradas gruesas.

 

Apuntes

  • El jugo Maggi y las endibias son un matrimonio feliz, aquí tienes otro ejemplo que puedes hacer sin el queso.
  • Como regla general, las endibias no deben hacerse demasiado ni mucho menos tostarse. Cocínalas poco tiempo a fuego mediano y en un medio líquido.
  • La pimienta de Jamaica no es picante y tampoco es una pimienta. Es muy aromática, con notas de clavo, pimienta negra, nuez moscada y canela que le han valido el nombre de allspice en inglés. Si no la tienes en casa, puedes poner un poquito de esas especias. Pero no dejes de comprarla en cuanto tengas la ocasión, no es cara y te dará muchas satisfacciones.

miércoles, 4 de febrero de 2015

Guiso de cebada con albondiguillas


Para las nevadas "a cualquier cota"
como la de anoche en Barcelona

La cebada es un cereal muy recomendable por sus propiedades nutricionales y porque es una verdadera delicia, cada granito se mastica por separado y te sorprende por su sabor y su textura. El único inconveniente es el remojo obligatorio desde la vigilia, pero tiene solución.

Para 4 raciones

La cebada

  • Pon 200 g de cebada en grano en una olla a presión con tres veces su volumen de agua, un poco de sal y unas hojas de laurel. Calienta hasta el primer escape fuerte de presión, apaga el fuego y deja la olla tapada una hora.
  • Destapa la olla, prueba la cebada y, si está dura, repite el paso anterior pero dejándola cocer 15 minutos después del primer escape de vapor. Con esto debería estar tierna.
  • Déjala destapada a fuego bajo y controla el agua, tienen que quedar tres dedos por encima del cereal.

Las verduras

  • Mientras tanto, rehoga en aceite un tallo de apio, una zanahoria mediana y una cebolla también mediana, todo cortado en trocitos pequeños. Deja tostar y añade un puerro cortado en rodajas, 3-4 dientes de ajo picados y 6-8 tomates secos sin remojar, cortados en tiras. 
  • Cocina removiendo un minuto más y condimenta con sal, guindilla, comino, mejorana, tomillo y unas gotas de vinagre balsámico.
  • Aparte, corta dos tomates frescos en cubitos y resérvalos.

Las albondiguillas

  • Remoja una tacita de soja texturizada fina en agua caliente o mejor en caldo. 
  • Escurre sin quitarle todo el líquido y añade 1 cucharada de harina de arroz, 1 cucharada de harina de garbanzo, 1 cucharada de gluten y 2 cucharadas de harina común, más las hierbas y especias que te gusten.
  • Haz albondiguillas pequeñas (agrégale pan rallado o más harina si hace falta pero no dejes la masa dura).

El aceite de pimentón

  • Calienta 8 cucharadas de aceite a baja temperatura, apaga el fuego y añádele una cucharada de pimentón ahumado.
  • Remueve y reserva.

Terminación

  • Añade a la cebada las verduras rehogadas y el tomate picado, remueve y corrige la sazón si es necesario. Es un guiso de invierno, así que debe tener su cuerpo y su picantito.
  • Pon las albondiguillas en la superficie y cocina diez minutos a fuego bajo semitapado, dales la vuelta y deja diez minutos más. También las puedes freír antes de echarlas a la cazuela, quedarán menos ligeras pero más sabrosas.
  • Sirve en platos hondos, regadas con el aceite de pimentón y espolvoreadas con pimienta negra recién molida.


lunes, 2 de febrero de 2015

Calabacines al horno con naranja



Sabroso, rápido y diferente

  • Corta una naranja, bien lavada, en rodajas no muy finas con su piel.
  • Corta un calabacín grande en rodajas gruesas, y cada rodaja en dos como para hacer un sándwich.
 


  • Pon aceite de oliva en el fondo de un recipiente bajo para horno y arriba las rodajas de naranja. 
  • Espolvorea la naranja con sal gorda especiada.
  • Remoja un puñado de algas wakame en agua fría con un poco de sal durante cinco minutos, retira y escurre bien.
  • Rellena con las algas los "sándwiches" de calabacín. La cantidad de algas va en gusto, yo puse el doble de lo que sale en la foto.
  • Sala ligeramente los calabacines y cubre cada rodaja con una mezcla de pimienta rosa y tomillo picados no muy finos, pan rallado y aceite de oliva hasta hacer una pasta.
  • Riega con un hilo de aceite de oliva y hornea hasta que se dore el copete.