lunes, 27 de abril de 2015

Fritada de pan y garbanzos con grelos


Un plato toscano dedicado
también a los amigos gallegos

Llega la primavera y llegan los nabos, solo que este año han venido vestidos de fiesta. Por milagro de algún santo toscano (quizá el mismísimo San Gimigniano), se consiguen con todos sus tallos y sus hojas (grelos, nabizas), tiernos y dulces. No te los dejes escapar.



  • Antes de nada, tienes que encontrar unos nabos frescos y frondosos como estos que encontré en Alcampo de Diagonal Mar (Barcelona). Si vives en Galicia, esta recomendación no te hace falta.


  • Corta los grelos y prueba un tallo, si está tierno, mételos en la vaporera solo hasta que pierdan rigidez. ¡No dejes que se pasen!






  • Corta dos o tres rebanadas de pan en cubos. Lo ideal es un pan de campo compacto, incluso de un par de días atrás, pero hasta un socorrido pan de molde hará lo suyo.
  • Fríe el pan en dos dedos de aceite de oliva junto con un buen puñado de garbanzos cocidos y unas ramitas de romero fresco, removiendo, hasta que se doren bien por todas las partes.


  • Sirve la fritada con los grelos aparte, aderezados con unos granitos de sal, un golpe de vinagre blanco con pulverizador y muy poco aceite. O mézclalo todo, que no es la forma tradicional pero es más práctica y muy sabrosa.
No es light de ligero pero sí de luz, ¡porque os hará brillar los ojos!


viernes, 24 de abril de 2015

Taller de carnes vegetales con trucos que tal vez no conozcas


Premio para el que me encuentre

El sábado 11 de abril participé en un taller de carnes vegetales organizado por El Hogar Provegan en las instalaciones de Ecocentre, en Barcelona. Hasta aquí la entradilla, ahora vamos con los contenidos... y seguro que me quedaré corta.

El Hogar Provegan

Nada de activismo de salón, aquí se trabaja. El amor a los animales lo demuestran con hechos y con esfuerzo, dedicándoles tiempo y dinero propios. Tienen un santuario para animales abandonados o en peligro, hacen mil actividades y todo ello con un espíritu de alegría y buen rollo que conquista sin presionar. Hasta tal punto conquista, que hace un tiempo entré a una cena de ellos siendo vegetariana y salí vegana.
Visítalos en su página y en el blog, en Facebook y en Twitter (@eh_noticias), te los mereces y te merecen.

El dónde

Ecocentre es muchas cosas, entre ellas, una tienda exclusivamente vegana con todo lo que siempre has soñado. Mira la página, busca Botiga y verás todo lo que ofrecen, por ejemplo una variedad enorme de quesos veganos a precios accesibles (divinos los Divina Teresa) y hasta maquillaje y calzado.

La tícher

Arantxa no es una persona sino dos o tres, no por tamaño ni por volubilidad sino porque tanta energía no cabe en una sola. Muchos de vosotros la conoceréis de su blog Cómo ser vegano...¡sin morir en el intento!, y a quienes nunca lo hayan visitado os invito a hacerlo porque este terremoto, además, sabe cocinar.

El taller

Hicimos hamburguesas de soja, albóndigas de avena y choricitos de gluten con trucos. Y nos lo trajimos todo a casa, ¡tres días sin cocinar!
Trabajamos en parejas (un beso a Inés, mi compañera) y todos metimos las manos en la masa. Eso es un taller, no una persona que cocina frente a otras que mueven solamente la mano para tomar apuntes, sino una ejercitación práctica de cada asistente y de cada paso. Hasta nos mandaron los apuntes por email para que no tuviéramos que distraernos durante las preparaciones. No nos distrajimos con los apuntes pero sí con las charlas y las risas: aprendimos jugando, que es el mejor modo de aprender.

 Arantza choriceando


Y ahora... ¡los chorizos!

Receta y trucos de Arantxa

  • Mezcla en un bol grande:

- 125 g de gluten
- 2 cucharadas de pan rallado
- 1 cdta de orégano seco
- 1 cdta de ají molido (o guindilla)
- 1 cdta de pimentón dulce
- 1 cdta de pimentón picante
- 1 cda sopera de pimentón de la Vera
- 1 cda de ajo en polvo
- 1 cdta de sal
- ½ cdta de pimienta
- 20 g de arroz blanco bomba ya cocido

Truco: el arroz dará apariencia de grasa al cortar el chorizo. 

  • Mezcla bien con la mano, sobre todo el arroz.
    Que no te pase lo que a mí esta vez, que me olvidé de ponerlo y lo tuve que añadir al final, arruinando no uno sino dos trucos. Además no era bomba sino largo. No se lo cuentes a Arantxa.
  • Mezcla en un recipiente:
- 75 ml de vino tinto
- 150 ml de caldo de verduras (en casa usé caldo sabor jamón)

- 1 cdta de salsa de soja

  • Vierte los líquidos sobre los sólidos y mezcla con la mano "como araña", despacio, hasta que se forme un bollo. Si falta líquido, añade más caldo o agua.
Truco estrella: si no la amasas, la carne de gluten queda tierna. 
 
  • Divide el bollo en 5-6 partes y haz un "churro" con cada una sobre la encimera.
Truco: no hagas el churro sobre el film porque será más complicado.
  • Corta un trozo grande de film, pon el lado largo frente a ti y acomoda el churro en el centro, casi en al borde.



  • Envuelve el churro apretado como si fuera sushi: una vuelta de film, tira hacia atrás y termina de enrollar. No te preocupes si no queda del todo compacto porque lo solucionarás más tarde.
  • Una vez envuelto el churro, átalo de un lado con un cordel bien apretado,


Truco estrella: sujeta el envoltorio por el lado sin atar y compacta el chorizo hacia abajo.
  • Ata la otra punta bien junto a la masa y, si quieres, enrolla y anuda los extremos del film para asegurarte de que no entre agua.
  • Pincha los chorizos en varias partes con un palillo de madera fino o una aguja y cuécelos en agua hirviendo alrededor de 40 minutos. 
  • Retíralos y déjalos enfriar con el film para que no se sequen. Así los puedes tener varios días en el frigo o congelarlos varios meses. Cuando llegue el momento, quítales el film y prepáralos como quieras.


En rodajas con patatas y pimientos, pero también 
fritos enteros, en bocadillos o como aperitivos
La noticia feliz: el taller permitió "comprar más material veterinario para cuidar de Mariví y Félix, entre otros, así como material de construcción para poder seguir acondicionando el santuario para todos los animales". ¿Nos vemos en los próximos?

miércoles, 8 de abril de 2015

Bagels Thomas con requesón vegano, nueces y naranja confitada


Los días de fiesta empiezan por el principio:
¿qué te parece un desayuno en la cama con bagels calentitos?


Los bagels eran de la marca Thomas de Bimbo que están anunciando en la tele, no se parecen a los verdaderos pero bien utilizados son aceptables. Eso sí: humedece las mitades por todos los lados con las manos mojadas y tuéstalas rápidamente en una tostadora o en una plancha bien caliente. Si  tuestas los bagels sin humedecerlos, te comerás una rueda de goma reseca y no sonreirás feliz como en el anuncio.

Este requesón tampoco sabe igual que el verdadero pero va muy bien en rellenos, mezclado con pasta o endulzado. Es importante que lo dejes reposar en el frigorífico, si es posible desde la víspera. Si esta vez no tienes tiempo, úsalo igualmente porque la melaza le atenuará el sabor a tofu.

Para hacer el requesón:

  • Tritura 250 g de tofu duro hasta que quede como migas de pan.
  • Añádele a mano:
    · medio yogur natural de soja (o uno si lo quieres más cremoso)
    · una cucharada de zumo de limón
    · una cucharada de aceite de sabor neutro
    · una cucharada de levadura dietética desamargada
    · pizca de sal y de azúcar
Para terminar:
  • Retira dos cucharadas colmadas de requesón por cada bagel y añádeles melaza de caña (una cucharadita de té de melaza por cada cuatro cucharadas de requesón).
  • Pon el requesón en la parte inferior del bagel, arriba unas nueces picadas gruesas y por último una rodaja de naranja confitada (las que usé eran de Alcampo, venta a granel en la sección discount, excelentes y a buen precio).
  • Llévatelos a la camita, deja entrar el sol y disfruta.

viernes, 3 de abril de 2015

Asado de arroz y lentejas con salsa gravy vegana


 Facilísimo, no falla nunca y se prepara de antemano

Película estadounidense, comida de Navidad o de Acción de Gracias, familia feliz alrededor de una mesa. Con toda seguridad, en algún momento alguien dirá "¿Me pasas la salsa?". Esa salsa es el gravy, infaltable en toda mesa de fiesta donde se hable en inglés.
Tiempo atrás, las amas de casa de origen británico tenían sus fórmulas secretas, heredadas por línea materna desde quién sabe cuándo. En cambio ahora, salvo honrosas excepciones, usan unos granulados instantáneos que dan el pego sin ningún trabajo. La marca de toda la vida es Bisto, que ya os he comentado en esta entrada. Hay varias más pero en España conseguimos solamente esta, y no siempre. De momento la tiene Carrefour en la sección de productos internacionales, y solamente en su versión tradicional. Aunque en la etiqueta de la versión tradicional no aparece ningún ingrediente visiblemente de origen animal, Bisto también produce una versión vegana. Por si no queréis arriesgar, abajo os pongo una receta rápida y comprobada de gravy vegano. De cualquier forma, no os perdáis este plato porque es un tesorito para luciros sin riesgos y sin esfuerzo. Además, por su ingredientes y su presentación, es una excelente carne vegetal.


Los tres pasos previos:

  • Las lentejas: hierve una taza de lentejas hasta que estén bien tiernas, escúrrelas y aplasta más o menos la tercera parte con un tenedor.
  • El arroz: hierve una taza de arroz blanco en poca agua para que conserve parte del almidón. Escúrrelo cuando esté tierno.
  • El rehogado: pica bien finos una cebolla, un bulbo de cebolleta (reserva los tallos) y dos dientes de ajo, rehógalos en aceite de oliva y condimenta con sal, pimienta, una cucharadita de vinagre balsámico, una de pimentón ahumado, una de tomillo seco y una de cominos molidos.

Preparación final:

  • Mezcla bien: el arroz, las lentejas y el rehogado con su aceite, tres cucharadas de No Egg (o dos de maicena y una de harina de arroz), dos cucharadas de salsa barbacoa*, tres cucharadas de pipas de girasol y los tallos de la cebolleta picados muy finos en la picadora.
  • Comprueba el sabor y la consistencia. Tiene que quedar una masa húmeda, ligada y sabrosa. Lo más práctico es retirar una cucharada y hacerla a fuego bajo en una sartén con poco aceite: prúebala y añade agua, harinas o sabores si hacen falta.
  • Viértelo todo en un molde rectangular aceitado, aprieta bien con una cuchara y golpea la base contra el mármol para no dejar huecos.

Así lo puedes guardar uno o dos días en el frigorífico, envuelto en film.

Cocción: 

  • Pincela toda la superficie con más salsa barbacoa y hornea alrededor de 40 minutos a fuego moderado.



  • Retira, deja templar unos minutos para que se compacte y sírvelo en rebanadas con la salsa gravy y espinacas rehogadas en margarina o aceite y ligadas con una cucharadita de maicena.
 Se corta fácilmente y las rebanadas no se rompen

 

Salsa gravy vegana


  • Pica una cebolla y rehógala lentamente en un cazo con dos cucharadas de margarina y un chorrito de aceite hasta que comience a tostarse.  
  • Añade un diente de ajo picado (o ajo en polvo) y cocina un minuto más.
  • Vierte una taza y media de caldo vegetal (si lo haces en casa, ponle también pieles de cebolla para que quede más oscuro), una cucharada de salsa de soja, una cucharada de levadura desamargada y una cucharadita de caramelo líquido.
  • Bátelo todo hasta que quede bien liso.
  • Lleva la salsa a hervor suave. Disuelve dos cucharadas de maicena en un poco de agua y añade poco a poco, removiendo, la cantidad necesaria para espesar la salsa.
  • Controla los sabores, espolvorea con pimienta negra recién molida y utiliza enseguida.

* La salsa barbacoa

No dejes de ponerla porque es la clave del plato. La puedes reemplazar por ketchup o, si quieres un sabor más refinado, por salsa HP de Heiz, que se consigue en todos los súper.




jueves, 2 de abril de 2015

Ensalada de hinojo y naranja con tomatitos rellenos

 Seguimos con los hinojos, que por suerte se consiguen
cada vez en más sitios y de mejor calidad

La cocina te da sorpresas: este plato tiene casi los mismos ingredientes que la Ensalada de hinojo y naranja con vinagreta de tomates secos y semillas de alcaravea, pero el resultado ha sido completamente diferente. Como en la vida, la cuestión no es solamente "qué" sino también "cómo".

Para dos raciones de plato único
  • Rebánale la base oscura a un bulbo de hinojo (o medio si es muy grande) y quítale las hojas exteriores si están duras. Pártelo por la mitad a lo largo y córtalo en tiras muy finas.
  • Pon las tiras de hinojo en una ensaladera con los gajos de una naranja pelada a sangre (al vivo).
  • Bate cuatro tomates secos (previamente remojados si están muy duros) con aceite de oliva y vinagre de vino tinto, y echa esta crema a la ensaladera.
  • Añade una cucharadita de chalote seco y unas semillas de alcaravea o de hinojo.
    El chalote seco es de la marca Ducros. Lo recomiendo con entusiasmo, sobre todo para las vinagretas. Se rehidrata en agua y tiene todo el aroma de la hortaliza fresca. En este caso, el remojo se hace con los jugos de la ensalada.
  • Deja en reposo media hora como mínimo, removiendo de vez en cuando.
  • Mientras tanto, corta dos tomates pequeños por el ecuador, vacíalos con una cucharilla y déjalos escurrir boca abajo.
  • Bate lo que has sacado de los tomates con seis aceitunas negras deshuesadas y el hollejo de la naranja. Rellena los tomatitos con esta crema de aceitunas.
  • Sirve la ensalada de hinojo con los tomatitos rellenos y arroz blanco templado, condimentado solamente con aceite de oliva.