lunes, 14 de abril de 2014

Lechuga rellena al horno



Este plato, parecido a la Ensalada de lechuga rellena, fue parte de nuestro menú de Nochebuena. Gustó a todos y hasta pidieron repetir. Os lo recomiendo porque es fácil y rápido, tiene buena pinta y se puede variar.

Preparación del relleno
  • Picar en la batidora 4 zanahorias medianas y la parte blanca de un puerro. No se tiene que deshacer sino quedar en trocitos pequeños.
  • Rehogar la verdura en 2-3 cucharadas de aceite de oliva hasta que se vea sequita y comience a tostarse.
  • Poner 2 dientes de ajo picados y rehogar unos segundos más.
  • Añadir:
    · 1 puñado de soja texturizada fina
    · agua hasta la mitad en altura
    · 1 chorro de concentrado de tomate (de tubo)
    · 6-8 aceitunas verdes picadas
    · 1 toque de vinagre blanco suave
    · 2-3 cucharadas de uvas pasas
    · sal, pimienta y albahaca seca
  • Continuar la cocción hasta que se evapore toda el agua.

Montaje de las lechugas
  • Quitarles las hojas mustias a una lechuga iceberg y cortarla por la mitad en vertical. Retirar el tronco con un cuchillito y separar cada mitad en tres o cuatro cuencos.
  • Recubrir el primer cuenco con bastante relleno, dejando sitio para el segundo cuenco.

  •  Superponer cuencos y relleno hasta terminar.

  • Rociar con aceite de oliva y poner en horno precalentado a 190 °C hasta que comiencen a tostarse las puntas de arriba. La lechuga tiene que quedar caliente pero lo menos cocida posible.
 -~*'¨¯¨'*·~㊅~*'¨¯¨'*·~-
Si queréis variar el relleno, os sugiero:
  • Poner siempre algo dulce (en este caso, las zanahorias y las pasas) para contrastar el amargo de la lechuga.
  • Darle un toque ácido y otro picante para combinar con el sabor dulce.
 -~*'¨¯¨'*·~㊅~*'¨¯¨'*·~- 
Con pan y fruta fresca es un plato completo.



sábado, 5 de abril de 2014

Verduras primaverales con citronette y flores de monte

Rollitos de calabacín con aire de Waldorf, tomates mediterráneos con florecillas y ensalada de alcachofa cruda con citronette, para una primavera deliciosa y saludable.


Rollitos de calabacín

 
  • Cortar un calabacín grande en lonchas finas a lo largo.
  • Cocinar las lonchas en una sartén amplia con poco aceite de oliva, a fuego bajo, solo hasta que pierdan rigidez. Salar con moderación.
  • Arrollarlas con una tirita de corazón de apio y un bastón de manzana golden pasado por vinagre de manzana. Pinchar con un palillo.
  • Poner encima de cada rollito un poco de salsa de tomate para nachos de la menos picante (mi preferida es la de Lidl).

Tomates del monte en flor


  • Cortar tomates medianos a lo ancho, nivelarlos y vaciarlos.
  • Picar grueso el interior de los tomates y desechar el agua. Añadir alcaparras y rodajas de aceitunas negras, sin más sal.
  • Rellenar los tomates, regar con aceite de oliva y salpicarlos con hojas y flores de tomillo fresco.

Ensalada de alcachofas en citronette
















  • Lavar bien dos alcachofas y quitarles todas las partes verdes, por ejemplo como nos enseñan en este vídeo (es rapidísimo y más fácil de lo que parece).
  • Partirlas en dos a lo largo y cortar cada mitad en rajitas finas.
  • Echarlas enseguida en la citronette y remover para que se mojen bien.
  • Dejar media hora, removiendo un par de veces más.

Citronette

Poner en un bol pequeño:
  • el zumo de medio limón mediano, maduro y jugoso
  • 1 cucharadita de mostaza tradicional (con los granitos)
  • 1 cucharadita de eneldo fresco o la mitad si es seco
  • sal y pimienta

Batir hasta homogeneizar.


Echar en un biberón de aliños y agregar aceite de oliva (1 parte de limón + 1,5 de aceite).
 

,-*'^'~*-.,_,.-*~ *~*-.,_,.-*~'^'*-,

 Tomillo en flor: el monte en el balcón

martes, 18 de marzo de 2014

Empanadillas de pera y chocolate al limón


 
Para desayunar o merendar, como postre o para un capricho a cualquier hora del día

La explicación es larga pero se hace todo en un periquete. Y os aseguro que son deliciosas, con un intenso sabor a limón y el toque suave pero perceptible de los aromas, la pimienta y el chocolate.

Ingredientes
  • 4 peras Conferencia medianas y no muy maduras
  • 1 manzana Golden grande
  • 1 plátano grande (banana)
  • 1 limón mediano, maduro y jugoso
  • 1 puñado de uvas pasas sin semillas
Para el almíbar:
  • 1 vaso y medio de agua
  • 1/2 vaso de azúcar
  • el zumo y la piel del limón
  • 2-3 gotas de agua de azahar
  • 1 cucharadita de aroma (esencia) de vainilla
Además:
  • chocolate sin leche que contenga 85 % o más de cacao
  • pimienta blanca 
  • 1 paquete de obleas para empanadillas sin grasa animal

Preparación
  • Lavar bien el limón, quitarle toda la piel con un pelapatatas (solo parte amarilla) y cortarla en tiritas finas.
  • Poner en una cazuela amplia el agua, el azúcar, la vainilla, el agua de azahar, las pasas, el zumo y la piel de todo el limón. Hervir hasta que el azúcar se disuelva.
  • Pelar las peras y la manzana, mondarlas y cortarlas en cubos de 1 cm o poco más (si salen algo desiguales, mejor).

  • Echarlas en el almíbar y comprobar que queden bien cubiertas; si hace falta, añadir agua hasta cubrir y un pellizco más de azúcar.
  • Cocer de medio a un minuto a fuego suave hasta que esté todo tierno pero consistente.
  • Escurrir la fruta y reservar el almíbar.
  • Pelar el plátano, aplastarlo con un tenedor sin dejarlo liso y removerlo con 2 cucharadas del almíbar hasta formar una crema ligera. Mezclar con la fruta cocida, añadir un toque de pimienta y reservar.

  • Separar las obleas. Utilizar una marca sin grasa animal, por ejemplo Norma's Baker. Son las mismas que utilicé para estas Empanadillas-galletas para el té, solo que esta vez preferí el tamaño grande por el tipo de relleno. El paquete grande contiene 16 obleas.
  • Humedecer los bordes y poner 1 cucharada abundante de fruta en una mitad, con cuidado de que todas tengan pasas. Doblar y cerrar bien los bordes con un tenedor.
  • Poner en horno caliente a 180 °C hasta que estén doraditas, retirarlas y dejarlas enfriar sobre un paño.
Terminación
  • Mientras tanto, hervir el almíbar en un cazo hasta que empiece a hacer burbujas más grandes y, al echar una gota en un plato, se mantenga estable.
  • Cuando las empanadillas estén frías, pintarlas con el almíbar caliente y rallarles encima el chocolate. Dejar orear hasta que el almíbar esté algo pegajoso pero firme.
Truquis
  • Si el almíbar se pasa de punto y se empieza a caramelizar, ponedlo al fuego, echadle un chorrito de agua hirviendo y cocinad unos segundos más.
  • También las podéis hacer de hojaldre.

martes, 17 de septiembre de 2013

Espaguetis Menta y limón



Y espero despierto la mañana
fumándome el tiempo en la cama
llenando el espacio con tu cara
canela y carbón.
Mis manos son hielo sin tu espalda
mi frente un infierno sin tu calma
mis ojos la pena y la mirada
menta y limón.
No sé por qué, pero Roque Narvaja todavía me ablanda. Mi baldosita floja, Santa Lucía, Menta y limón.  Han pasado los años, ya no fumo tiempo ni tabaco y tengo las manos bien ocupadas. Pero aún ahora, de vez en cuando y sobre todo cuando llueve, la mirada se me pone de menta y limón.

Y ahora pasemos del corazón al estómago: estos espaguetis están buenísimos y se hacen en un santiamén. Única recomendación, usar una pasta de buena calidad porque será la protagonista. Por ejemplo la italiana De Cecco, que absorbe mejor los sabores porque es rugosa.



Para 2-3 raciones:

El limón

  • Lavar bien un limón y cortar 6-8 rodajas, quitarles las semillas y ponerlas un minuto en un cazo pequeño con agua hirviendo que solamente las cubra. Apagar el fuego, sacar las rodajas del agua, dejarlas enfriar y cortarlas en trocitos.


La menta (necesitamos dos buenos manojos)

  • Primer manojo: el aceite de menta. Esperar a que el agua del limón se temple un poco, echar las hojas de menta fresca y dejarlas 8-10 segundos removiéndolas suavemente con un tenedor, colarlas y ponerlas enseguida en un bol con agua y cubitos de hielo.
    Escurrir las hojas (sin tirar el agua) y batirlas con 100 ml de aceite de semillas, en dos o tres veces para evitar que la preparación se caliente.
    Para esta receta necesitamos un aceite suave que no cubra los sabores, por ejemplo el aceite de girasol virgen de primera presión de Carrefour (botella de vidrio, algo más de 2 €).
    La máxima de comer variado se aplica también a los aceites, siempre que sean de buena calidad. Según dicen, el de girasol es útil para los vegetarianos porque favorece la producción de colágeno.

    Truqui I: añadir el agua del cazo a la de cocción de la pasta (que ya estará en el fuego) para reforzar el sabor.
  • El otro manojo de menta: trocear las hojas con las manos y reservarlas.

La pasta

  • Cuando el agua de la pasta rompa a hervir, echar un puñadito de sal gruesa y 200 g de espaguetis. Podéis mirar estos Consejos para cocer la pasta (abajo de la receta).
  • Escurrir la pasta al dente dejándola con un poco de agua, devolverla a la olla donde la hemos cocido y agregarle enseguida el aceite de menta y los trozos de limón. Remover a fuego bajo hasta mezclar todo. Apagar el fuego, echar un chorrito de nata vegetal (o láctea si se usa), un poco de pimienta negra y la menta fresca recién troceada.
  • Servir con limón fresco para que cada comensal le añada un poco de zumo a voluntad.


Truqui II: el modo más práctico de emplatar espaguetis es juntar una buena porción con un tenedor largo y enrollarla apoyada en un cacillo (cucharón) para sopa.



Para beber, os sugiero agua fresca, por supuesto con menta y limón.



Atención y disculpas: el aceite de semillas no es de Auchan sino de Carrefolur, ya está corregido.

miércoles, 4 de septiembre de 2013

Gazpacho con plátano (dieta dieta)


Superdietético porque tiene muy pocas calorías y no lleva ni aceite ni sal. El plátano lo espesa y, junto con el limón, crea un sabor agridulce que compensa la falta de sal. Y está buenísimo (probar para creer).

Para 2-4 vasos:
  • Pelar en frío cuatro tomates en rama que estén bien rojos pero consistentes, cortarlos en cuartos y ponerlos en el vaso de la batidora.
  • Añadir un poco de cebolla, un diente de ajo pequeño, un pepino sin piel ni semillas cortado en trozos, medio pimiento rojo o uno verde largo, un trozo de plátano (banana) de 5-8 cm según grosor, un chorro de zumo de limón y unas hojas de menta fresca.


  • Batir hasta que esté homogéneo, en varias veces para evitar que el tomate se caliente. Añadir agua si queda muy espeso.
  • Enfriar bien y servir con una rodaja de limón y unas hojitas de menta.

Sugerencia: comer juntos un trocito de limón y una hoja de albahaca y tomar después un trago de gazpacho. ¡Y contármelo!