sábado, 16 de mayo de 2015

Pequeñas Tatin de tomate


Son tan monas que da pena cortarlas...
¡pero después te alegras de haberlo hecho!


Receta para cuatro raciones

Primero preparamos los tomates


  • Córtales la tapita a cuatro tomates bola maduros en su punto y bien redondos, vacíalos con una cucharilla, sálalos por dentro y ponlos boca abajo mientras preparas el relleno.
  • Bate lo que sacaste de los tomates y las tapas dejando algunos trocitos enteros. Ponlo en un colador sobre un bol para recoger el jugo. Remueve la pulpa con un tenedor para que el líquido cuele bien.

Ahora hacemos el relleno

  • Corta en cuadrados dos rebanadas de pan de molde integral (si tienes pan de campo, mucho mejor) y pica finas tres setas shiitake secas de buen tamaño, previamente remojadas. El pie de estas setas suele ser muy duro, deséchalo o úsalo de chicle como hago yo.
  • Fríe el pan y las setas en aceite de oliva hasta que se doren sin quemarse.


  • Pon el pan y las setas con todo su aceite en la batidora, junto con una cucharada de maicena, la pulpa del tomate y un manojito de perejil picado.
  • Bate con movimiento intermitente sin llegar a desmenuzar el pan. Si es necesario, añade líquido escurrido del tomate (el que quedó en el bol) para conseguir una preparación húmeda pero consistente.
  • Agrega dos cucharadas de levadura desamargada, sal, pimienta y lo que te guste para que quede bien sabroso. 

Al final, montamos y horneamos las Tatin

 


  • Rellena los tomates bien apretados sin dejar huecos.





  • Pon los tomates boca abajo en el centro de cuatro moldecitos para horno aceitados y espolvoreados con pan rallado.
  • Corta discos de masa quebrada del diámetro del molde y cubre los tomates con ellos, como para hacer una tarta Tatin tradicional. No aprietes la masa, déjala algo floja y formando algunos pliegues.

  • Hornea los moldecitos a temperatura moderada hasta que la masa se dore suavemente (unos 15-20 minutos).
  • Retíralos del horno y déjalos templar.



  • Desmolda las Tatin con cuidado de no quemarte y sírvelas con Salsa perejilada cremosa.

 

Receta de Salsa perejilada cremosa


  • Pon un manojo de hojas de perejil en el vaso de la batidora de inmersión, cubre con aceite de oliva, añade lo que quedó del líquido de los tomates, un chorro del líquido de remojo de las setas y 1/4 de cucharadita de goma xantana.
  • Bate hasta obtener una emulsión homogénea y salpimienta a tu gusto.

    La goma xantana es un emulsionante y espesante multiuso que permite hacer salsas cremosas y estables sin materias grasas porque se dispersa en los líquidos. Harás veganesas con poquísimo aceite, vinagretas con el aceite y el vinagre unidos, sopas frías con jugos de verduras o frutas en crudo, helados y mil cosas más.

*Y se acabó, espero que te haya gustado*
 

jueves, 30 de abril de 2015

Tofu "jugoso a la sartén"


Hágalo usted mismo

Una famosa marca ha descubierto el agua tibia: unos papelitos para asar a la sartén que no son más que una variante de la cocción en papillote. Pero la idea no está mal, sobre todo por lo fácil que es copiarla en casa.


  • Recorta un papel de horno en rectángulos, úntalos con abundante aceite y espolvoréalos con sal, hierbas picadas (mejor frescas), ajo en polvo, jengibre en polvo y pimentón. Ten cuidado de poner el pimentón arriba de todo para que no se queme.



  • Corta un trozo de tofu (sin escurrirlo del todo) en rebanadas gruesas. Pulverízalas con vinagre blanco, ponlas en un extremo del papel y cubre con el otro.
  • Deja marinar media hora o más.

  • Pon el tofu en la sartén sin nada, a fuego bajo para que el condimento no se queme.
  • Dale la vuelta para que se tueste de los dos lados.
  • Retira y rocía con más aceite si lo deseas.




Mientras tanto:


  •  Bate un tomate, cuatro pimientitos rojos dulces de esos alargados, un manojo de perejil, sal, un toque de vinagre balsámico y un buen chorro de aceite. Si está muy densa, añade otro tomate o un poco de agua.






  • Sirve el tofu con espárragos hechos al vapor en una cazuela de fondo grueso tapada, la salsa y unas fresas.


lunes, 27 de abril de 2015

Fritada de pan y garbanzos con grelos


Un plato toscano dedicado
también a los amigos gallegos

Llega la primavera y llegan los nabos, solo que este año han venido vestidos de fiesta. Por milagro de algún santo toscano (quizá el mismísimo San Gimigniano), se consiguen con todos sus tallos y sus hojas (grelos, nabizas), tiernos y dulces. No te los dejes escapar.



  • Antes de nada, tienes que encontrar unos nabos frescos y frondosos como estos que encontré en Alcampo de Diagonal Mar (Barcelona). Si vives en Galicia, esta recomendación no te hace falta.


  • Corta los grelos y prueba un tallo, si está tierno, mételos en la vaporera solo hasta que pierdan rigidez. ¡No dejes que se pasen!






  • Corta dos o tres rebanadas de pan en cubos. Lo ideal es un pan de campo compacto, incluso de un par de días atrás, pero hasta un socorrido pan de molde hará lo suyo.
  • Fríe el pan en dos dedos de aceite de oliva junto con un buen puñado de garbanzos cocidos y unas ramitas de romero fresco, removiendo, hasta que se doren bien por todas las partes.


  • Sirve la fritada con los grelos aparte, aderezados con unos granitos de sal, un golpe de vinagre blanco con pulverizador y muy poco aceite. O mézclalo todo, que no es la forma tradicional pero es más práctica y muy sabrosa.
No es light de ligero pero sí de luz, ¡porque os hará brillar los ojos!


viernes, 24 de abril de 2015

Taller de carnes vegetales con trucos que tal vez no conozcas


Premio al que me encuentre

El sábado 11 de abril participé en un taller de carnes vegetales organizado por El Hogar Provegan en las instalaciones de Ecocentre, en Barcelona. Hasta aquí la entradilla, ahora vamos con los contenidos... y seguro que me quedaré corta.

El Hogar Provegan

Nada de activismo de salón, aquí se trabaja. El amor a los animales lo demuestran con hechos y con esfuerzo, dedicándoles tiempo y dinero propios. Tienen un santuario para animales abandonados o en peligro, hacen mil actividades y todo ello con un espíritu de alegría y buen rollo que conquista sin presionar. Hasta tal punto conquista, que hace un tiempo entré a una cena de ellos siendo vegetariana y salí vegana.
Visítalos en su página y en el blog, en Facebook y en Twitter (@eh_noticias), te los mereces y te merecen.

El dónde

Ecocentre es muchas cosas, entre ellas, una tienda exclusivamente vegana con todo lo que siempre has soñado. Mira la página, busca Botiga y verás todo lo que ofrecen, por ejemplo una variedad enorme de quesos veganos a precios accesibles (divinos los Divina Teresa) y hasta maquillaje y calzado.

La tícher

Arantxa no es una persona sino dos o tres, no por tamaño ni por volubilidad sino porque tanta energía no cabe en una sola. Muchos de vosotros la conoceréis de su blog Cómo ser vegano...¡sin morir en el intento!, y a quienes nunca lo hayan visitado os invito a hacerlo porque este terremoto, además, sabe cocinar.

El taller

Hicimos hamburguesas de soja, albóndigas de avena y choricitos de gluten con trucos. Y nos lo trajimos todo a casa, ¡tres días sin cocinar!
Trabajamos en parejas (un beso a Inés, mi compañera) y todos metimos las manos en la masa. Eso es un taller, no una persona que cocina frente a otras que mueven solamente la mano para tomar apuntes, sino una ejercitación práctica de cada asistente y de cada paso. Hasta nos mandaron los apuntes por email para que no tuviéramos que distraernos durante las preparaciones. No nos distrajimos con los apuntes pero sí con las charlas y las risas: aprendimos jugando, que es el mejor modo de aprender.

 Arantza choriceando


Y ahora... ¡los chorizos!

Receta y trucos de Arantxa

  • Mezcla en un bol grande:

- 125 g de gluten
- 2 cucharadas de pan rallado
- 1 cdta de orégano seco
- 1 cdta de ají molido (o guindilla)
- 1 cdta de pimentón dulce
- 1 cdta de pimentón picante
- 1 cda sopera de pimentón de la Vera
- 1 cda de ajo en polvo
- 1 cdta de sal
- ½ cdta de pimienta
- 20 g de arroz blanco bomba ya cocido

Truco: el arroz dará apariencia de grasa al cortar el chorizo. 

  • Mezcla bien con la mano, sobre todo el arroz.
    Que no te pase lo que a mí esta vez, que me olvidé de ponerlo y lo tuve que añadir al final, arruinando no uno sino dos trucos. Además no era bomba sino largo. No se lo cuentes a Arantxa.
  • Mezcla en un recipiente:
- 75 ml de vino tinto
- 150 ml de caldo de verduras (en casa usé caldo sabor jamón)

- 1 cdta de salsa de soja

  • Vierte los líquidos sobre los sólidos y mezcla con la mano "como araña", despacio, hasta que se forme un bollo. Si falta líquido, añade más caldo o agua.
Truco estrella: si no la amasas, la carne de gluten queda tierna. 
 
  • Divide el bollo en 5-6 partes y haz un "churro" con cada una sobre la encimera.
Truco: no hagas el churro sobre el film porque será más complicado.
  • Corta un trozo grande de film, pon el lado largo frente a ti y acomoda el churro en el centro, casi en al borde.



  • Envuelve el churro apretado como si fuera sushi: una vuelta de film, tira hacia atrás y termina de enrollar. No te preocupes si no queda del todo compacto porque lo solucionarás más tarde.
  • Una vez envuelto el churro, átalo de un lado con un cordel bien apretado,


Truco estrella: sujeta el envoltorio por el lado sin atar y compacta el chorizo hacia abajo.
  • Ata la otra punta bien junto a la masa y, si quieres, enrolla y anuda los extremos del film para asegurarte de que no entre agua.
  • Pincha los chorizos en varias partes con un palillo de madera fino o una aguja y cuécelos en agua hirviendo alrededor de 40 minutos. 
  • Retíralos y déjalos enfriar con el film para que no se sequen. Así los puedes tener varios días en el frigo o congelarlos varios meses. Cuando llegue el momento, quítales el film y prepáralos como quieras.


En rodajas con patatas y pimientos, pero también 
fritos enteros, en bocadillos o como aperitivos
La noticia feliz: el taller permitió "comprar más material veterinario para cuidar de Mariví y Félix, entre otros, así como material de construcción para poder seguir acondicionando el santuario para todos los animales". ¿Nos vemos en los próximos?

miércoles, 8 de abril de 2015

Bagels Thomas con requesón vegano, nueces y naranja confitada


Los días de fiesta empiezan por el principio:
¿qué te parece un desayuno en la cama con bagels calentitos?


Los bagels eran de la marca Thomas de Bimbo que están anunciando en la tele, no se parecen a los verdaderos pero bien utilizados son aceptables. Eso sí: humedece las mitades por todos los lados con las manos mojadas y tuéstalas rápidamente en una tostadora o en una plancha bien caliente. Si  tuestas los bagels sin humedecerlos, te comerás una rueda de goma reseca y no sonreirás feliz como en el anuncio.

Este requesón tampoco sabe igual que el verdadero pero va muy bien en rellenos, mezclado con pasta o endulzado. Es importante que lo dejes reposar en el frigorífico, si es posible desde la víspera. Si esta vez no tienes tiempo, úsalo igualmente porque la melaza le atenuará el sabor a tofu.

Para hacer el requesón:

  • Tritura 250 g de tofu duro hasta que quede como migas de pan.
  • Añádele a mano:
    · medio yogur natural de soja (o uno si lo quieres más cremoso)
    · una cucharada de zumo de limón
    · una cucharada de aceite de sabor neutro
    · una cucharada de levadura dietética desamargada
    · pizca de sal y de azúcar
Para terminar:
  • Retira dos cucharadas colmadas de requesón por cada bagel y añádeles melaza de caña (una cucharadita de té de melaza por cada cuatro cucharadas de requesón).
  • Pon el requesón en la parte inferior del bagel, arriba unas nueces picadas gruesas y por último una rodaja de naranja confitada (las que usé eran de Alcampo, venta a granel en la sección discount, excelentes y a buen precio).
  • Llévatelos a la camita, deja entrar el sol y disfruta.