sábado, 1 de agosto de 2015

Ensalada de mango con aliño de sésamo y wasabi




1. Reparte en tres o cuatro platos una bolsa de mesclun o cualquier combinación en la cual predomine la lechuga; yo utilicé una de lechuga con pocas tiritas de zanahoria y lombarda.

2. Pela un mango mediano, quítale el hueso, corta la pulpa en cubos y repártelos sobre la lechuga.

Este cortador es ideal porque saca dos "filetes"
muy fáciles de cortar

3. Para el aliño, bate en una batidora de tubo:
  • 1 tomate pequeño, pelado pero con toda la parte interior
  • 1 cucharadita de semillas de sésamo blanco
  • 1 cucharada de vinagre de arándanos (o de manzana)
  • 1/2 cucharadita de pasta de wasabi
  • 1 cucharadita rasa de mostaza tradicional con los granitos
Cuando esté bien triturado y homogéneo, añade:
  • 4 cucharadas de aceite de semillas
  • un pellizco de sal
Bate otra vez hasta que la crema esté unida.
Prueba y añade más sal o wasabi si lo deseas.

4. Chorrea la ensalada con el aliño y espolvorea con semillas de sésamo recién tostadas en una sartén limpia.



viernes, 24 de julio de 2015

Hamburguesas de garbanzo y algarroba con salsa griega


Para divertirse en la cocina y
desaburrir el paladar

Recordando a Cortázar, se podría decir que estas hamburguesas son "todos los sabores el sabor". Lo primero que notas es el chocolate que no lleva, sino que es harina de algarroba; después los tropezones de cacahuete y perejil, la textura blanda por dentro-crujiente por fuera y el toque dulzón que se contrarresta con la salsa. Más que una comida, una adivinanza para jugar en familia.

Ingredientes para 6 hamburguesas

 

Primer grupo

  • 300 g de garbanzos cocidos
  • 2 cucharadas de cacahuetes molidos gruesos
  • 3 cucharadas de hojas de perejil picado
  • 1 cucharada de tallos de perejil cortados en trocitos
  • 1 cucharada colmada de harina de algarroba
  • 1 cucharada de salsa barbacoa
  • 1 cucharada de salsa de soja 
  • 3 cucharadas de harina común

Segundo grupo

  • aproximadamente 1/2 lata de cerveza
  • sal y pimienta

Preparación

  • Tritura los garbanzos en la batidora.
  • Añade los demás ingredientes del primer grupo y mézclalo todo a mano.
  • Si tienes tiempo, deja reposar la masa media hora. 

  • Vierte la cerveza poco a poco y remueve. Añade más harina o cerveza hasta obtener una pasta consistente, compacta y manejable.
  • Ajusta de sal y echa un poco de pimienta.

  • Cubre el fondo de una sartén con aceite y haz las hamburguesas de ambos lados con cuidado de que no se quemen. El punto de cocción no se puede controlar por el color porque las hamburguesas ya son oscuras, una solución es rascar la superficie con la uña para comprobar que esté bien sequita.

  • Sirve las hamburguesas con una ensalada y con la salsa griega.


Salsa griega (tipo tsatsiki)

  • Pela un pepino, quítale las semillas y córtalo en trocitos pequeños.
  • Mézclalo con 1 yogur de soja bien frío, el zumo de medio limón, aceite de oliva, sal, pimienta y eneldo.

Esta salsa se debe consumir enseguida porque después suelta agua. 
Si la quieres reservar:
  • Corta el pepino, sálalo y déjalo escurrir una hora en una tabla inclinada, retíralo y sécalo con papel de cocina.
  • Pon dos yogures griegos en un filtro de tela y déjalo varias horas (mejor toda la noche) cubierto en la nevera para que escurra el líquido y se asemeje al yogur griego.





domingo, 19 de julio de 2015

Macarons de champiñón fritos



Un plato económico que parece caro, fácil aunque parece elaborado y con la ventaja de que puedes variar los sabores cada vez que lo hagas. ¡Y está delicioso!

Receta para seis macarons grandes

 

Los champiñones

  • Elige doce champiñones grandes y de tamaño similar para que coincidan al unirlos (también puedes preparar esta receta con champiñones pequeños y servirlos como aperitivos).
    Quítales los pies.
  • Hornea las cabezas boca abajo sobre papel vegetal con un chorrito de aceite y un poco de sal.
    Corta los pies por la mitad a lo largo y ponlos también en la bandeja del horno.
    Si te sobra espacio en la bandeja, aprovéchalo para hornear tomatitos y hacer esta ensalada de espelta.
  • Cuando los champiñones estén marrones y arrugados, retíralos y déjalos sobre papel absorbente para que escurran el agua.
  • Corta los pies de los champiñones en trocitos y tuéstalos en una sartén con poco aceite hasta que queden secos y crujientes.

El relleno

  • Corta un puerro por la mitad a lo largo y después de través en tiras finas.
  • Rehógalo en 1 cucharada de margarina junto con 10 frutos secos (almendras y avellanas) picados.
  • Cuando el puerro esté traslúcido, añade un chorrito de leche vegetal y continúa la cocción hasta que quede bien pochado.


  • Disuelve 1 cucharada de postre de harina en 150 ml de leche vegetal y añádela a la sartén. Remueve hasta que se forme una crema y agrega más leche si hace falta. Tiene que quedar una crema densa pero blanda, no una pasta dura.
  • Sazona con sal, pimienta blanca y jugo Maggi y deja enfriar.

El montaje

  • Rellena los champiñones a ras sin llegar a los bordes...







  • ...y únelos de dos en dos con brochetas de madera para formar los "macarons".
  • Así los puedes guardar cubiertos en la nevera hasta el momento de freírlos.





Rebozado y fritura

  • Mezcla en un bol: 100 g de harina de garbanzos, 150 ml de agua, 1 cucharadita de zumo de limón, 1 cucharadita de curry y 1 cucharadita de perejil picado.
  • Añade más agua si lo necesita, debe tener la consistencia del huevo batido.
  • Pasa los macarons por el batido de rebozar y fríelos en aceite de semillas hasta que se doren.
    Si quieres un rebozado más grueso, pasa los macarons primero por harina de arroz (sacude el exceso) y después por el batido.

Presentación

  • Sirve los macarons con los palillos, acompañados de un puré de zanahorias aligerado con su agua de cocción y enriquecido con margarina
  • Espolvorea con los pies de los champiñones tostados y con otros diez frutos secos machacados en trozos grandes.  
  • Echa una lluvia rápida de sal desde lo alto para que se reparta mejor.



viernes, 17 de julio de 2015

Ensalada de espelta con queso vegano (ideal bufé)



Una rica ensalada con tomatitos confitados, judías verdes,
aceitunas, "queso" y pesto de hojas verdes
Los bufés de ensaladas son la mejor solución para una reunión informal en verano. Además de una variedad de hojas frescas, no pueden faltar dos o tres combinaciones de cereales y hortalizas cocidos, que satisfacen y aportan una variación de textura. Esta es de espelta, el adán de los trigos, que en España se está difundiendo en los últimos años pero en Italia siempre ha formado parte de la cocina familiar.

No os asustéis, la preparación lleva su tiempo pero es muy fácil y se puede hacer la víspera. Después, solo hay que mezclar los ingredientes y refrigerar hasta la hora de consumirla.


Ingredientes (cantidades aproximadas)

  • 250 g de granos de espelta
  • 200 g de judías verdes redondas
  • 4-5 dientes de ajo
  • canónigos, albahaca y perejil
  • semillas de girasol
  • aceitunas partidas
  • 250 g de tomatitos cereza o similares
  • sal, pimienta, tomillo fresco o seco
  • aceite de oliva
  • zumo de medio limón
  • 2 cucharadas de levadura de cerveza dietética

Preparación 

 

La espelta

  • Cuécela en agua con un poco de sal. El tiempo de cocción es de aproximadamente una hora pero se acorta mucho si las pones a remojo la noche anterior o usas una olla rápida.

Las judías verdes

  • Procura usar las redondas, que son más bonitas. Ahora es el momento ideal para comprarlas frescas.  
  • Cuécelas en agua con poca sal hasta que estén tiernas pero crujientes.
  • Cuando empiecen a ablandarse, añade al agua cuatro o cinco dientes de ajo sin pelar que usaremos para el pesto.
 

  • Escurre todo y pon las judías en agua helada para que no pierdan el color.
  • Cuando se enfríen, escúrrelas bien y resérvalas.

Los tomatitos confitados

  • Pártelos por la mitad a lo largo, ponlos en una bandeja de horno con un hilo de aceite y espolvoréalos con sal y tomillo.
  • Hornéalos a temperatura moderada hasta que se arruguen (unos 20 minutos)
  • Para aprovechar el horno, puedes poner unos champiñones para hacer estos Macarons de champiñón fritos.


El pesto


  • Pon en la batidora: los ajos pelados, un buen puñado de canónigos, diez o veinte hojas de albahaca, un manojo de perejil, dos cucharadas de pipas de girasol naturales, el zumo de medio limón y 50 ml de aceite de oliva.
  • Bátelo todo hasta obtener una crema ligera. Si te queda muy espesa, añade un poquito de agua.


Las aceitunas partidas

Para quien no las conozca, son precisamente eso, tienen un corte hasta el hueso que permite un curado más profundo. Podéis usar cualquier otro tipo, pero estas son más duras y carnosas, lo que hace un buen contraste de texturas con el cereal cocido.


Capítulo aparte: el queso vegano

En el taller de carnes vegetales de El Hogar Provegan, alguien le preguntó a Arantxa si daría un taller de quesos veganos, y ella contestó "mira, desde que conocí los Divina Teresa, no he vuelto a hacer quesos en casa".
Coincido totalmente con ella por tres motivos: primero, nunca seré capaz de hacer algo parecido, engañan al más pintado; segundo, ya están hechos; tercero y muy importante: están bien de precio.

Estos son los dos que tenemos siempre en casa, el Saturn ahumado y el Venus suave con sabor a mantequilla. Hay varios tipos más, incluso en lonchitas y en cremas para untar. El cheddar en lonchas es fantástico para hacer bocadillos. Todos se funden con el calor. Eso sí, no tienen las propiedades nutritivas del queso tradicional, ni aportan proteínas.
Precio: alrededor de 5 € el paquete de 400 g.

Y ahora, terminemos la ensalada

  • Pon en una ensaladera la espelta cocida con todos los demás ingredientes: los tomatitos confitados, las judías verdes, las aceitunas en mitades sin el hueso y unos cubos de queso (reserva un poco de cada cosa para decorar).
  • Agrega el pesto y la levadura, remueve y refrigera.
  • Retírala un momento antes de servir, controla la sazón y añade lo que haga falta. Pon un poco de pimienta recién molida, remueve, decora, rocía con aceite de oliva y ¡a la mesa!

viernes, 3 de julio de 2015

Arroz blanco y verde con setas


Todo listo en media hora


El pesto


  • Pon en la batidora un puñado de hojas de albahaca, otro de hojas de espinaca, una cucharada de semillas de girasol peladas (no de las fritas), sal, pimienta y aceite de oliva virgen extra hasta cubrir.
  • Bátelo todo, procurando que algunas pipas queden enteras.

El arroz y las setas

  • Prepara un arroz blanco normal. 
  • Cuando esté casi hecho, pon unas setas pleurotus (gírgolas) en una sartén o plancha caliente con aceite, tuéstalas de ambos lados y sazónalas con sal, pimienta y ajo en polvo.
  • Escurre el arroz, retira la tercera parte y mézclala con el pesto.


  • Añade aceite o margarina al arroz blanco restante.

Terminación

  • Pon una base de arroz blanco en el plato, arriba unos montoncitos de arroz verde y las setas.
  • Espolvorea con semillas de girasol y con flores de albahaca si las tienes.