lunes, 22 de noviembre de 2010

Pan común en panificadora



Experimentar con la panificadora es muy divertido pero esta vez me interesaba hacer un pan común, para todo uso y que además estuviera listo en poco tiempo. Elegí una receta de la panificadora Silver Crest y le hice algunas pequeñas modificaciones. El resultado fue el esperado, una miga apretada y una corteza más gruesa y crujiente que la de un pan de molde habitual. Con reminiscencias del que comía en mi infancia en Argentina cuando íbamos al campo, que en aquellos pagos y tiempos se llamaba "galleta criolla".

Poner en el recipiente de la panificadora, en este orden:
  1. 285 ml de agua templada (comenzar echando un poco menos y añadir el resto si hace falta, como os conté en los Trucos para que el pan salga siempre bien)
  2. 3-4 cucharadas de aceite
  3. 1,5 cucharadita de sal
  4. 500 g de harina de fuerza
  5. 1 paquetito de levadura seca (en este caso utilicé la de Lidl)
  • Ajustar el programa Expreso, que dura poco más de una hora, y controlar el amasado. Tiene que quedar una bola de masa lisa, compacta y elástica que no se pegue a los dedos.
  • Antes de que comience a hornear, retirar las palas amasadoras y estirar la masa para que ocupe todo el molde. Dejar que termine el programa sin más intervención.

  • ATENCIÓN: el horneado del programa resultó insuficiente, cuando terminó tuve que poner el programa 12 (horneado) y dejarlo media hora más, así que el tiempo total de preparación y cocción fue de una hora y 35 minutos. Tal vez se deba a que, cuando comenzó a hornear, el pan no estaba del todo subido y terminó de crecer con el calentamiento. Esto tal vez se resolvería aumentando la cantidad de levadura.


Hoy, un día después, aún tiene la miga tierna y la corteza crujiente.

Actualización: he repetido la receta con el programa 1 (normal) y quedó tal cual un pan de panadería. Ahora tengo las dos opciones, la de urgencia y la de excelencia.

--------------

13 comentarios:

  1. Qué delicia un pan horneado por uno mismo...Es una satisfacción y se disfruta el doble!!! Buenísimo...Besos!!

    ResponderEliminar
  2. Caro, es un placer pero a éste le falta algo: de la panificadora no sale ese olorcito a pan que inunda la casa, será porque no es "pan horneado por uno mismo". De todos modos estoy encantada de tenerla.
    Besos a vos, linda.

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola Nina!
    Me ha hecho muchísima gracia saber como haces ese pan tan rico con la panificadora, a mí no se me habría ocurrido nunca hacer pan.
    ¡Y tiene una pinta, Ummm!

    Hacía tiempo que no me pasaba por aquí!
    Un besazo muy gordo, Nina.

    ResponderEliminar
  4. Sí, eso es lo que pasa con el pan hecho del modo tradicional, que dura mucho más tiempo...

    Jo, ese con la miga apretadita, sólo hace falta una rebanadita para quedarte como dios!, jajjaaja

    Un besote , cariño

    ¿ aún sigues pegada?, jajajaja

    ^_^

    Soy femme

    ResponderEliminar
  5. Montsee, hola! Yo hago pan desde siempre pero la panificadora lo hace mucho mejor. La pobre no descansa, si lo sabía no venía, dice.
    Me ha encantado visitarte y que me visites, una buena costumbre que tengo que recuperar.
    Besotote a ti, guapa.


    Anónimo conocido, vente p'acá que te hago panes y mimos. Pero qué, si tú no sales de una que ya te metes en otra...
    Estoy empezando a despegarme, oye, qué extraño, de veras que me has dejado pasmada, no sé qué tecla me has tocado. Y sí que entendí tu propuesta, lo que pasa es que no sé hacer ninguna artesanía, pero tengo amigos que podrían engancharse. Y yo miraré el escaparate, "la ñata contra el vidrio" como en aquel Cafetín de Buenos Aires que me llevó a ti.
    Besitito.

    ResponderEliminar
  6. HOla...estoy muy contento y agradecido con tu visita a mi blog.
    Ojalá algún dia puedas visitarnos para que degustes muchas cosas, pero con tu mano creo que las recetas también te saldrán pura vida!

    ResponderEliminar
  7. Luis, visitar tu blog es un placer que debo concederme más a menudo.
    Tu país me interesa desde que era joven y la calidad humana de los costarricences que conozco me confirma que aquello es una especie de paraíso. A esta opinión has contribuido muy especialmente.
    Eso de "pura vida" me lo cuelgo como una condecoración, eres un tesoro.
    Un abrazo por ahora de lejos, quién sabe algún día...

    ResponderEliminar
  8. Mi querida enemiga: vete preparando un espacio en tu casa para cuando no pueda ganarme la vida!!
    De todas maneras, tengo que reconocer que tu pan tiene muy buena pinta, sigue practicando y pronto te daremos el titulo de maestra panadera.
    Un beso grande

    ResponderEliminar
  9. Mi ciela: que sepas que el sentimiento de culpa me ha llevado a hacer una pequeña encuesta (en serio). He preguntado a algunos panaderos si les han bajado las ventas por el tema de las panificadoras, y la respuesta ha sido NO. Por la crisis tal vez, pero por las maquinolas NO. Lo cual no deja de ser una pena porque me apetecía que te mudaras a mi casa... aunque mejor nos vamos todos a la tuya que es más grande y más bonita!
    Anoche te recordé mucho mucho por un documental que estaba viendo, y mira por dónde, tenía un mensaje tuyo esperándome.
    Un abrazo largo y crujidor.

    ResponderEliminar
  10. He probado tu receta y por fin el pan me queda hinchadito... siempre se me bajaba cuando quedaban 40 minutos para que terminase... y he descubierto que el truco está en echarle la mitad de levadura (que contradictorio verdad??)
    Muchas gracias por tu aportación ... y ahora sólo una duda... ¿como puedo hacer para que la parte de arriba también se me dore? los laterales y la base quedan bien doraditos, pero la parte de arriba queda completamente blanca! ¿Qué puedo hacer? ¡Gracias!

    ResponderEliminar
  11. Hola Skartxa y bienvenida/o!
    Qué alegrón saber que has resuelto el problema. Lo de la levadura es cosa de alquimistas, ella sola sabe cómo funciona. Pero siempre es mejor poner menos, aunque parezca raro como bien dices.
    La parte de arriba nunca te quedará tan dorada como el resto (en mis fotos se ve) y cuanto más alto sea el pan más diferencia habrá. Pero es un problema solamente estético, tú golpéale la cúpula con el canto de una uña y, si suena a hueco, es que está cocida aunque le falte un poco de color.
    También lo puedes meter un ratito bajo el grill.
    Un beso y espero que me cuentes las recetas que descubras!
    Gracias a ti :)

    ResponderEliminar
  12. Hoy he comprado mi panificadora y he hecho esta receta para mi primer pan. Todo un acierto. La corteza muy crujiente, la miga estupenda. Muy blanquito, eso sí, pero como dices es pura estética, por que al paladar está buenísimo. Muchas gracias por la receta.

    ResponderEliminar
  13. Hola Mª Carmen, gracias a ti por contarme tu experiencia, me hace mucha ilusión que te haya gustado. Un abrazo y que la pani te dé muchas alegrías!

    ResponderEliminar

Gracias por dejarme un comentario