viernes, 8 de julio de 2011

Peperonata

El nombre peperonata deriva de peperone, que en italiano significa pimiento

Hermana de la salsa del delta del Po y prima de la caponata siciliana, la peperonata es un clásico de la cocina italiana al que cada familia aporta su toque particular: la cebolla más fina o más gruesa, con aceitunas verdes o sin ellas, con perejil o albahaca, pero siempre es fácil de hacer, deliciosa y muy versátil. Porque se puede tomar caliente, fría o a temperatura ambiente, como guarnición de un segundo o encima de pan tostado o pizza, como salsa de pasta o arroz, con todo su jugo o -bien escurrida- como relleno de tartaletas y empanadillas. Un plato que primero se hace (generalmente porque los pimientos están buenos y baratos) y después se piensa en qué utilizarlo.


Ingredientes

  • 1 cebolla mediana
  • 3 pimientos grandes que estén bien rojos
  • 3 dientes de ajo
  • 3 tomates medianos en su punto de madurez
  • aceite de oliva
  • sal
  • 1 cucharada de postre de azúcar
  • un chorro de vinagre suave, por ejemplo de manzana o de arándanos
  • perejil picado


Preparación

  • Pela la cebolla, córtala en tiritas finas y rehógala lentamente en aceite de oliva sin dejar que se dore.
  • Añade los pimientos cortados en tiras gruesas, cocina unos minutos y pon los dientes de ajo pelados y laminados. Cocina unos minutos más.
  • Pasa los tomates por agua hirviendo, pélalos, córtalos en trozos grandes y ponlos en la cazuela.
  • Remueve unos minutos hasta que todo comience a ablandarse.
  • Añade poca sal, el vinagre y el azúcar.
  • Cocina con la cazuela tapada alrededor de media hora, y después destapada hasta que el jugo se reduzca, removiendo de vez en cuando. Tiene que quedar un líquido espesito y ligeramente almibarado.
  • Cuando la peperonata esté fría, añade un puñadito de perejil picado.
  • Guarda la preparación tapada en el frigorífico hasta el día siguiente. Lo que sobre lo puedes conservar varios días en el frigo o congelarlo.
  • Es importante que predomine el sabor a pimiento, por eso no hay que excederse con los demás ingredientes.


    Dedicada con mucho cariño, y como era de suponer, a



    5 comentarios:

    1. Esto mismo he hecho yo esta semana pero añadí una berenjena, la verdad tenía en el frigorífico estas verduras y les tenía que dar salida ya, que si no se estropeaba.
      El resultado? No tardo mucho en acabarse, fue buenísimo.
      Un saludo.

      ResponderEliminar
    2. Nina...Qué emoción!!! Gracias por dedicarme esta receta que hace juego con mi apellido y con mi blog. Se vé muy apetitosa, en una pizza debe ser una locura...Gracias y un millón de abrazos!!!

      ResponderEliminar
    3. Daniela: es que las verduras de verano dan mucho juego, y son tan abundantes que hay que hacer algo para que no se pierdan.
      Seguro que tu versión estaba buenísima, la berenjena es mágica!
      un beso


      Caro: te pertenece por derecho! Es rica de cualquier forma pero como más me gusta es fresquita.
      Gracias a vos, por todo que es mucho.
      Besitos

      ResponderEliminar
    4. ¡Qué rico! Me recuerda a la piperrada que hace mi madre (piperra es pimiento en euskera/vasco). Por cierto, por fin me llegaron las berenjenas en la cesta y voy a hacerlas al estilo Ischia ;)

      ResponderEliminar
    5. Nihacc: he visto cien veces la palabra piperrada y ahora me entero de lo que significa, hoy me acostaré habiendo aprendido algo!
      Gracias por el honor, tanto esperar las berenjenas y las vas a usar en una receta de mi blog! Espero que te gusten, solo ten cuidado de no pasarte de largo con los cortes, que alguna vez me ha sucedido y después se rompieron las rodajas.
      Un beso y que comiences una hermosa semana!

      ResponderEliminar

    Gracias por dejarme un comentario