martes, 2 de junio de 2009

Ensalada de zanahoria con sus hojas


La ensalada veraniega por excelencia, porque:

1) Ayuda a broncearse:
-- Los betacarotenos contenidos en la zanahoria, el tomate y el pimiento se oscurecen por la acción del sol y favorecen la pigmentación de la piel.
-- Los flavonoides del ajo fijan el color moreno.

-- El licopeno del tomate y del pimiento protege del sol y del envejecimiento que éste provoca, ayudado por la vitamina E que contienen los aceites de semillas como el de maíz o girasol.
2) Exige masticación, lo que calma la ansiedad y ayuda a relajarse en la tumbona.
3) Es fresca y ligera, así que podréis meteros en el agua al poco rato de tomarla.
4) El ajo (sobre todo si no os cepilláis los dientes) os garantizará un radio de 10 m de playa todo para vosotros.
5) Es novedosa, y la novedad es un ingrediente esencial de las vacaciones. Porque, sioras y siores, esta vez nos comemos el penacho de las zanahorias. Que sí, que he descubierto que es comestible y lo he comprobado en dientes propios. Y es rico, sabe a sano.

Cuando pueden comerse recién cosechadas, vale la pena de aprovechar sus hojas que, nutricionalmente, tienen tanto valor como la parte que crece bajo la tierra y, además, son ricas en vitamina K, antihemorrágica, de la que carece la raíz. Las hojas también son más ricas en magnesio, mineral cuya falta se cree que puede ser una de las causas del cáncer.

Dicho esto, os conseguís un hermoso manojo de zanahorias con sus plumas y de éstas elegís las más tiernas, les quitáis los tallos y las dejáis en una vinagreta para que se ablanden un poquito.

Después:

- Cuatro zanahorias raspadas con un estropajo metálico, cortadas con cuchillo en tiras no demasiado finas y pasadas sólo un minuto por el micro.

- Medio pimiento rojo también cortado en tiras con cuchillo y pasado un minutito por el micro con dos dientes de ajo laminados: el pimiento en el centro y los ajos en el borde exterior del recipiente.

- Dos tomates frescos cortados en cuñas y unas uvas pasas sin tratar.

- Poner todo junto menos las hojas y aliñar con cuatro especias, poquísimo vinagre de jerez y poco aceite de maíz o girasol. Servir con las hojas aparte por si algún reaccionario no las quiere (coméoslas vosotros y agradecedle la deferencia).

-------------------

14 comentarios:

  1. Uis que bueno, me he tropezado con tu blog, por casualidad, y he hechado un vistazo por encima, me apunto a seguirte a ver si consigo con tus recetas que me guste la verdura, por la pinta de algunas recetas.....seguro que alguna cuela por mi gaznate.jijij
    Besitos.

    ResponderEliminar
  2. Cattys, celebro el tropiezo! Bienvenida y gracias por seguirme.
    Las verduras son ricas, el secreto es no cocinarlas nunca demasiado para que no pierdan su sabor.
    Ojalá mi blog te ayude, para mí sería una satisfacción ASSSÍ de grande. Y si quieres preguntarme algo, ya sabes, en el blog o por email será un placer contestarte.
    Beso grande y verde!

    ResponderEliminar
  3. Hola Nina!

    Aquí me tienes tal como te prometí. Lo mío no fue un tropiezo, lo cierto es que además del título de la receta, lo que más me llamó la atención fue su colorido. Me encanta el verde, el “narara”, el morado, el amarillo… (bueno, en realidad todos los colores, soy una “hortera de colores”, no lo puedo evitar, siempre ha sido algo que me ha llamado mucho la atención, jajaja). También me encantó la introducción como ya te comenté en el anterior comentario pero sobre todo, con lo que realmente estoy satisfecha, es de haber coincidido y haber descubierto tu blog. También he fisgoneado así por encima y no he necesitado pensarlo dos veces para hacerme seguidora, me gusta mucho tu blog y estoy segura que voy a sacarle muchísimo partido a tus recetas, consejos y explicaciones. Al menos conmigo, no tendrás que esforzarte demasiado, porque aunque por mi blog no lo parezca, me encantan las verduras, sólo que el dulce y la repostería son mi pasión… Aún así, me encantan las verduras, las frutas, las hortalizas, los cereales, las legumbres, los tubérculos, los pescados, maricos y huevos y por su puesto los lácteos…. Lo único que no tomo son carnes rojas (excepto el jamón serrano criado con bellotas, que es sagrado, ji ji ji) y creo que tu de eso por aquí no tienes ;). Y ya no me enrolo más, que no quiero resultar pesada. Espero que me cuente como va eso del club del ajo, me parece ¡interesantísimo!
    Ya sin más me despido hasta la próxima, que te aseguro, por mi parte, será muy pronto (porque yo no me quedo sin ver todas y cada una de tus entradas, jajaja).

    Besotes y abrazos de otra “cangreja” como tu, jejeje.

    Driwrgy.

    ResponderEliminar
  4. Driwrgy, bienvenida!
    Los colores en la comida son muy importantes, los chinos saben mucho de eso. Son distintas longitudes de onda, distintas energías, y las necesitamos todas.
    He visto tu blog y me ha encantado, hago muy pocos dulces pero cuando me decida a hacer alguno ya sabré dónde buscarlo.
    El club de ajo es una broma que salió en los comentarios del blog, pero ya es hora de poner un cuadro en la portada con los nombres de los socios, por supuesto te incluiré! También tenemos el club del aguacate, con presidente y todo, que tendrá igualmente su sitio en la portada. Esto lo decidí después de charlar contigo, así que de alguna manera es obra tuya!
    Eres un encanto, en estos días agradezco más que nunca la brisa fresca que me traes.

    Y arriba las cangrejas, que vamos de lado pero llegamos a todas partes!
    Un abrazo largo y gracias de verdad por todo.

    ResponderEliminar
  5. Anda , no había caído yo en esas bondades del ajo! Gracias por el dato, sobre todo por el "espacial", jajajjajajajaja

    Pues pinta fantástica. No tengo zanahorias plumíferas, pero sí de las otras, así que creo que hoy mismo la voy a hacer, porque pasas tengo ( siempre me gusta tener, para los arroces turcos y a la oriental...) Así que me parece que ésta cae hoy!!

    ( Te dejé respuesta en mi blog; en el post del gato)
    Ya me contarás qué es eso del proyecto de tu nueva faceta como escritora , eh??? que mola que no veas! YO QUIEROOOOOOOOOOOO

    yo quierooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo

    TU PUEDES

    BESO GIGANTE!

    ResponderEliminar
  6. Femme, acabo de tener una charla por msn sobre ti con mi hijo mayor, le conté cómo has sido mi aparejo elevador del ánimo. Renuncio a seguir agradeciéndote porque sería eterno, me revuelco en los mimos y disfruto.
    El ajo tiene propiedades que van más allá de lo físico. Estoy por poner en la portada la nómina de "socios del club del ajo", una idea que me ha venido de la charla con Driwrgy.
    Pero algún día prueba las plumas de zanahoria, aunque no te gusten será una experiencia más. Hoy las tomaremos salteadas, después os cuento.
    He sido muy afortunada de encontrarte, todo gracias a aquel bendito Cafetín de Buenos Aires.
    Un beso grande grande.

    ResponderEliminar
  7. jajajja! Gracias por el comentario! Muy buena pinta la ensaladita, a ver si consigo acabar con mi tono de piel amarillento a base de empachos de zanahoria y el solecito mañanero XD

    ResponderEliminar
  8. horra!: o sea que me has perdonado el lapsus, menos mal. Que te empaches bien, guapísima!

    ResponderEliminar
  9. Deliciosa absolutamente!

    Me la quedo pa mí, pa siempre, la haré muy a menudo, porque de verdad que me encantó! Aromática y sabrosísima. Todo un puntazo la mezcla de 4 especias, la vuelve mágica. Yo, como no tenía vinagre de Jerez le puse del de Módena y queda fantástica, probaré con el otro a ver... nunca hice nada con él. Pero a una mala, ya te digo que con el de Módena queda fantástica

    Bueno, pues ya van 2 de tus platos incorporados a mi menú habitual ^_^

    Bueno, me alegro de lo que me dices de tu hijo y tal... ojalá pueda ser de ayuda ( en lo que pueda y sepa) muchas veces más. Y ojalá no te haga falta, pero si hiciera... ¡ahí estaré!

    REVUÉLCATE, SÍ ^_^, jejeje

    SI, SOMOS MULTITUD LOS "FANES" DEL AJO, en mi casa le llamábamos San ajo, mi madre le tenía auténtica fe, y yo también.

    Las plumas de zanahoria... las pondré cuando encuentre alguna zanahoria con plumas, jajjaja, no es tan fácil encontrarlas por aquí, tengo casi casi que viajar para encontrarlas así, casi como directas de la mata...

    Y sí, gracias al bendito Cafetín. La fortuna ha sido recíproca.

    Un beso enoooooooooooooooooooooorme, Nina. Que sepas que ya formas parte de mí y mis menús ^_^

    ResponderEliminar
  10. Mmmmm...zanahorias!!! Me encantan, de pequeña me encantaba comerlas crudas a mordisquitos,jajaja. He perdido la sana costumbre pero la retomaré, ya que además de sana ayuda al bronceado,no???

    Que bien nos cuidas, Nina.
    Muakks anaranjados.

    ResponderEliminar
  11. Hola guapísima!

    Receta estupenda para el veranito! fresca crujiente y muy informada nutricionalmente hablando, como te lo curras!! gracias.
    No se me hubiera ocurrido nunca pasarlos por el micro un momentito antes de prepararla,ya te digo! te superas ayudándonos.
    Haaa, y con esta se puede conseguir mantener los kilitos a ralla jajaj...que rico todo.

    Te mando besos y pétalos de rosas para tus manos.

    ResponderEliminar
  12. Femme, me alegro de que te haya gustado. El vinagre de Módena lo he dejado un poquito porque se lo ponía a todo y me quise quitar el vicio, no me cabe duda de que estaba buenísimo!
    Tengo un libro que se llama Los alimentos milagrosos y, cómo no, le dedica todo un capítulo al ajo. Yo, encantada.
    Gracias por todo lo que me dices, ya sabes que "me has domesticado". Un beso grande, mañica linda.

    Anitaaaa, a la rica zanahoria, todos conejitos bronceados y sin gafas!
    Os cuido para mi bien, preciosa.
    Un beso y un muakk!

    Jurema, yo no me curro nada, me lo chivatea todo el Sr. Gúgel!
    El micro es para quitarles rigidez sin que dejen de estar crudos, pruébalo también con otras verduras, como el brócoli.
    Esta ensalada lleva poco aceite, así que es antikilitos, sí.
    Gracias por tu regalo, tengo el teclado cubierto de pétalos!
    Un beso a ti, guapa :)

    ResponderEliminar
  13. Si me lo cuentan no lo hubiera creído, las hojas de zanahorias son comestibles!.. que maravilla.
    Las hojas de las cebolletas me las como con más voracidad que las cebolletas mismas pero las de las zanahorias no sabía que se podían comer también y que tuvieran tantas propiedades.
    Gracias por la información!..
    La ensalada se ve riquísima!
    Besos!

    ResponderEliminar
  14. Milena, yo tampoco lo creía hasta que lo vi en un programa de televisión.
    Las hojas de cebolleta son más ricas que el bulbo, y pensar que hay quienes las tiran. También las de coliflor, si te atreves, las puedes hervir, saltear y hacerlas en tortilla.
    Pero lo verdaderamente increíble son esas decoraciones que haces tú, hay que tener manos de hada! Cuando llegue el feliz momento me perderé en tu blog, será un placer.
    Besos a ti, guapa!

    ResponderEliminar

Gracias por dejarme un comentario