lunes, 20 de mayo de 2013

Patatas con jugo de tamarindo


"...ese sabor agridulce que tiene tu boca
sabor que provoca, sabor que enloquece
de amor tropical"

El tamarindo nunca llega con las manos vacías, trae evocaciones de paisajes, canciones y momentos vividos o soñados. Y también una explosión de sabores que raya en lo emocional. Agridulce, mejor dicho fuertemente ácido con un dulzor pasional que invita a más. Y tan versátil que solo es cuestión de comprarlo y empezar a sacarle jugo.

Lo primero, saber cómo lo vamos a utilizar para decidir en qué forma comprarlo. Porque también es versátil en su presentación. 

En las grandes superficies y cada vez en más fruterías, se lo consigue en su forma original: unas vainas duras, marrones, que contienen las semillas rodeadas de la pulpa. Duran mucho y cuestan cada vez menos.

Pero lo más práctico es comprar la pulpa prensada y sin semillas en alguna tienda de productos latinos, africanos o indios/paquistaníes. No os recomiendo las pastas blandas, que llevan agua y tienen un sabor desagradable, y tampoco el concentrado (que viene en botellines y se usa por cucharaditas) sino la pasta natural prensada, envasada al vacío en plástico y bien dura al apretarla.

AROY-D es la mejor marca que he probado

 Tan dura que cuesta cortarla con un cuchillo


Ahora hablemos del jugo

El jugo de tamarindo no suele faltar en las cocinas indias porque es un delicioso equivalente del vinagre
  • Para prepararlo, ponemos en un recipiente un trozo de pulpa natural o prensada dura, lo cubrimos con agua bien caliente y dejamos que se ablande, aplastándolo de vez en cuando con un tenedor.
  • Cuando vemos que el agua está oscura y espesa, y quedan solo fibras de pulpa sueltas, lo pasamos por un colador apretando con el dorso de una cuchara para que suelte toda la crema (rasca también la crema que queda en la parte de abajo del colador). Y listo el jugo para empezar a jugar.
  • La consistencia depende del uso que le daremos. Más fluido para ensaladas en reemplazo del vinagre, más denso para recetas como la que pongo abajo. Lo mejor es disolverlo en el agua justa y después diluirlo según necesidad.
  • El jugo así preparado se conserva hasta dos semanas en el frigorífico, en un recipiente cerrado. Y la pulpa que queda en el colador se puede añadir a guisos, ensaladas o batidos de frutas.

Y vamos a la receta

Primer paso, y el más importante: ¡darle al play y cantar!


  • Pela patatas, córtalas en rodajas gruesas y cuécelas en agua con sal y un chorrito de aceite. Escúrrelas en su punto y rocíalas con abundante aceite.
  • Ponlas en la fuente de servicio con cebolla picada, rodajitas de guindilla vasca (ají verde picante en vinagre), pimienta de Cayena para los valientes y hojas de cilantro. El acompañamiento es variable pero la guindilla vasca y el cilantro son obligatorios.


En versión aperitivo con patatitas envasadas


Fuente: Cocina india vegetariana, de Sumana Ray

8 comentarios:


  1. Nina!
    Me llega el aroma de este platillo.
    Que ricura por Dios...

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jurema linda, pienso que estos sabores te son familiares. Y qué bien sabe tenerte en el blog.
      Un beso grandote.

      Eliminar
  2. Esta tarde con cielo plomizo, amenazando tormenta, me ha venido muy bien esta canción, que recordaba perfectamente y que me trae recuerdos de otros tiempos.
    El tamarindo me llega a través de la canción pero nunca lo he visto Nina y no sabía que se comercializase.
    A mí que los sabores agridulces me encantan, creo que me gustaría, la verdad.
    Muy interesante y amena toda la información, me ha gustado.
    Muchas gracias y un beso para ti, Nina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tus comentarios son tan cálidos y personales, te voy conociendo a través de ellos como si charláramos tomando un té.
      El tamarindo ya es fácil de encontrar, prueba en la sección internacional/exóticos de la frutería de un híper. Y cuéntame!
      Me alegro de que te haya gustado, así vuelves ♥

      Eliminar
  3. El tamarindo no lo he probado nunca, así que te agradezco la información tan completa, realmente un viaje exótico, misterioso y sensual. La canción es de las que no se sacan de la cabeza, la voy a agregar a mi playlist para hacer ejercicio ;-D

    ResponderEliminar
  4. Yo no la escucho cuando salgo a hacer mi caminata porque me pondría a bailar por la calle. Pero búscala por Celia Cruz, que tiene más "asuca". Y prueba el jugo de tamarindo mezclado con las manzanas en un crumble.
    Bacioni e buona domenica!

    ResponderEliminar
  5. Gracias por la receta Nina. ¿Podrías indicarme cuánto tiempo dura el bloque de tamarindo una vez abierto? ¿Recomiendas convertirlo en pasta y congelar?

    Pensaba comprar un bote de pasta de Tamarindo, por aquello de gastarlo pronto, pero leyendo tus comentarios creo que no es la mejor opción.

    Gracias nuevamente ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marceline, bienvenida.

      El bloque de tamarindo dura años en la nevera con la bolsa bien cerrada. No he probado a congelarlo porque no me ha hecho falta.

      Tienes toda la razón: el bote no es lo mismo, aunque hay marcas aceptables. Tiempo atrás compré uno pequeñito de cristal que no estaba mal. En cambio, otro de plástico blanco, del tamaño de una lata de conserva, lo tuve que tirar (solo el contenido, porque el bote tiene tapa de rosca y me lo guardé como recipiente :-). Pero ninguno se acerca a la fruta prensada, sumado a que puedes utilizar también la pulpa en otras recetas.

      Gracias a ti por venir, me gusta verte aquí!

      Eliminar

Gracias por dejarme un comentario