domingo, 12 de mayo de 2013

Tofu ahumado sobre espinacas con salsa de kumquat


Para amantes de los contrastes: agridulce, picante y crudo-cocido

El motivo de este plato es que el día de la madre me regalaron una planta de kumquat (naranjitas chinas, quinotos) llena de frutos gordos, maduros y dulcísimos. En el regreso a casa la llevé entre las piernas para que no se tumbara. Y no se tumbó, pero llegó con varios frutos menos que, quién sabe cómo, se nos cayeron en la boca. Paramos de comerlos porque queríamos usarlos también para cocinar, pero os aseguro que fue una prueba de voluntad.

En Argentina los quinotos son muy comunes, en mi casa de niña siempre teníamos algún tarro de conserva casera "para las visitas". Recuerdo a toda la familia, entonces numerosa, después de cenar y aún sentados alrededor de la gran mesa, pinchando quinotos para ponerlos en alcohol. Después mi abuela cuidaría los tiempos de espera y el añadido del almíbar. Un buen día anunciaba que ya estaban listos y todos a probar, pero poquito porque eran para invitar. A mí me daban uno "para que no deseara" pero siempre me apañaba para robar más.
En aquel tiempo no se vendían en las fruterías, pero muchas personas tenían un árbol de quinotos y no sabían qué hacer con ellos. Entonces los regalaban a otras personas que, generalmente, tampoco sabían cómo usarlos porque eran tremendamente ácidos. Por suerte, nosotros teníamos a mi abuela.

Y ahora os cuento la receta, que quedó para rechupetearse los dedos.

  • Recortar cuadrados de tofu ahumado con un cortapastas redondo.


  • Poner 1 cucharada de margarina y 1 cucharada de aceite en una sartén antiadherente. Tostar los discos de tofu de ambos lados, retirarlos y mantenerlos calientes.
  • Echar en la misma sartén 1 cebolleta (solo el bulbo) bien trinchada y 2 varitas de hierba limón (sin la primera capa gruesa) en rodajas. Cocinar un minuto, espolvorear con 2 cucharadas de azúcar y dejar que se caramelice, sin remover.
  • Añadir 5 kumquats grandes cortados en rodajas finas (sin semillas), 3 cucharadas de vinagre de malta o de vino blanco, 1/2 taza de agua, perejil picado y guindilla en escamas (ají molido) en cantidad suficiente para que se sienta el picante.
    Sacudir la sartén para que se disuelva el azúcar y dejar alrededor de un minuto para que la salsa se espese. Si es necesario, corregir los sabores y dejar espesar un poco más, tiene que quedar un almíbar ligero, menos denso que el de las frutas en lata.
  • Echar 2/3 de la salsa caliente en una ensaladera con espinaca fresca cortada en tiras gruesas y mezclar rápidamente hasta que la verdura se aplaste un poco.
  • Mientras tanto, dejar la salsa en el fuego para espesar más el almíbar.
  • Poner en los platos un lecho de espinacas, arriba los cuadrados de tofu y regar todo con la salsa restante.

Inspiración: www.epicurious.com

7 comentarios:

  1. riquísimo!! me encanta la idea. Nunca he probado los qumkuats! deben ser buenísimos.

    ResponderEliminar
  2. hola Nina!
    Me encantan los quinotos, aqui en Canada son carisimos, pero de vez en cuando me doy el gusto de comprarlos, tu receta se ve buenisima!!!
    Hoy me sorprendi en ver que no te sigo......pero ya queda solucionado.....jaja.....desde hoy aunque sea un poquito tarde.....jaja.....soy tu seguidora!
    sweetcakestoronto
    besos
    miri

    ResponderEliminar
  3. Marga: pruébalos que están buenísimos. Se comen enteros, tienen la pulpa más ácida que una naranja y la piel más dulce. Y en confitura son lo más!


    Miri, cariño, así que me seguías sin seguirme? Porque mira que eres una compañera fiel!
    Gracias por todo y un beso gordo!

    ResponderEliminar
  4. "Quién sabe cómo, se nos cayeron en la boca". Jejeje... buenísimo Nina.
    Espectacular esa mezcla Acido-agrio-dulce.
    Y la espinaca semi cruda (Únicamente con el calor de la salsa) me encanta. Suelo comerlas con nueces y algún que otro ingrediente a modo de ensalada caliente.
    Por cierto ¿consigues el lemon grass fresco? yo solo lo he encontrado congelado.

    Un abrazote.

    ResponderEliminar
  5. Ficus, que esto no salga de aquí, dejé la espinaca semicruda porque entendí mal la receta, y resultó ser el toque distintivo del plato. Ya sabes, para coger flores hay que salirse del camino.
    Yo tampoco encuentro el lemon grass fresco, probaré con otros chinos porque sé que en Barcelona se consigue. Y ahora me voy a descongelar dos varitas para una ensalada que te gustará :)
    Abrazo a ti y gracias.

    ResponderEliminar
  6. Nina, ¡cómo te envidio! Dicen que "en esta vida hay que hacer tres cosas: escribir un libro, plantar un árbol y tener un hijo" y tu has avanzado bastante: tienes hijos maravillosos y un hermoso arbolito, ahora esperamos la salida a la venta de tu libro! ;-)

    ResponderEliminar
  7. También tengo amigos maravillosos, por ejemplo una que irradia "i bagliori del meriggio" de su hermosa tierra. Y tú tienes o tendrás más o menos lo mismo... menos esa amiga maravillosa (no sabes lo que te pierdes ;-)

    ResponderEliminar

Gracias por dejarme un comentario