martes, 13 de mayo de 2014

Risotto al limón con habas frescas



Primo hermano de estos Espaguetis Menta y limón, solo que aquí las protagonistas son las habas. Lo único que lleva tiempo es pelarlas pero vale la pena porque son deliciosas y se pueden disfrutar pocas semanas al año.

Entonces:
  1. Pela las habas. Quítales solo las vainas si los granos son tiernos, y si no, también la piel de cada grano. Esta vez retiré las dos pieles y me alegré de haberlo hecho porque el resultado fue estupendo. Resérvalas.
  2. Calienta aceite de oliva en una sartén grande o paellera y rehoga una cebolla grande picada. 
  3. Añade una taza de arroz corto, remueve un momento y cubre con un caldo de verduras suave a temperatura de ebullición.
  4. Agrega más caldo a medida que se consuma, removiendo con frecuencia para que vaya soltando el almidón y quede cremoso.
  5. Cuando el arroz esté en su punto, añade sal si la necesita, pimienta blanca, una cucharada gordita de margarina vegetal, la piel rallada de un limón mediano y un chorro de zumo (consejo del gran Gualtiero Marchesi para redondear el sabor del almidón).
  6. Mezcla todo, tapa bien la sartén, apaga el fuego y deja reposar cinco minutos.
  7. Mientras tanto, pon las habas peladas en un cazo con abundante aceite de oliva y cocínalas uno o dos minutos hasta que estén tiernas.
  8. Emplata el risotto y remata con una buena cucharada de habas en su aceite.
  9. Pon un gajo de limón en cada plato por si alguien prefiere acentuar el sabor.

Fuente de inspiración: Cesare Marretti

2 comentarios:

  1. Pero como me estaba pasando por alto esta exquisitez, tiene una pinta buenísima. Me encantan los risottos. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Montse, guapa! La foto salió mal como siempre que tengo invitados, pero los antedichos apreciaron el risotto :)
      Besitos.

      Eliminar

Gracias por dejarme un comentario