lunes, 24 de noviembre de 2014

Champiñones horneados con tomate



Los champiñones al horno tienen una consistencia carnosa y un sabor mucho más acentuado. Preparados con esta receta son un comodín: los podéis tomar recién hechos (con patatas, pasta, arroz) o dejarlos enfriar para hacer una ensalada. O ponerlos como aperitivos fríos o calientes. Y en bocadillos. O triturados con tofu en un riquísimo paté. Además, con poco aceite son un plato bajo en calorías pero igualmente sabroso.


  •.¸¸•´¯`•.¸¸¤¸¸.•´¯`•¸¸.•


  • Limpia los champiñones y quítales el pie. Si los has lavado, sécalos con un paño y déjalos orear.
  • Forra una bandeja de horno con papel vegetal y riega el fondo con aceite.
  • Pon en la bandeja las cabezas de los champiñones, boca abajo, y los pies cortados por la mitad a lo largo.
  • Pela varios dientes de ajo, córtalos en láminas y repártelas entre los champiñones.


  • Pinta los champiñones con aceite y mételos en el horno bien caliente.
  • A los 10 minutos, retira y añade tomates frescos troceados y aliñados con sal, aceite y eneldo.


  • Hornea 15 minutos más o hasta que los champiñones se vean marrones y arrugados.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejarme un comentario