jueves, 24 de septiembre de 2015

Tortas de puré y setas



El otoño se merecía un paseo por el bosque con el cestito para recoger setas silvestres, pero lo he tenido que cambiar por la bolsa del súper y unas gírgolas cultivadas. Dicen que no es más feliz quien más tiene sino quien menos desea, y algo de eso habrá porque a mí este plato me ha encantado.

La receta es muy sencilla: una masa de puré y harina, un relleno de setas salteadas y un rato de horno. Con esto ya alcanza, pero si quieres puedes mirar el paso a paso.

Receta para 6 tortas

  • Pon 750 g de patatas peladas a cocer al vapor.
  • Mientras se cuecen las patatas, corta 500 g de gírgolas (pleurotus) en trozos de 2-3 cm y rehógalas en una sartén ancha con 2 cucharadas de aceite de oliva.
    Cuando se hayan encogido y comiencen a tostarse, sazona con sal, pimienta y 2 dientes de ajo picados.
    Déjalo al fuego hasta que el ajo se cocine, apaga y añade perejil fresco picado.
  • Cuando las patatas estén hechas, retíralas y pásalas por el utensilio para hacer puré, recogiéndolo en un bol grande.
    Añade 1 pellizco de sal, 1 cucharada de aceite de oliva, 4 cucharadas colmadas de harina para rebozar sin huevo y 1 cucharada colmada de harina de garbanzos. Mezcla solamente hasta unir los ingredientes y deja templar.
    Te tiene que quedar una masa suave y manejable. Si la notas muy blanda o pegajosa, añade un poco más de harina pero que sea realmente poca.
    Las masas de patata y harina no se deben trabajar mucho porque entonces la patata suelta agua, hay que añadir más harina y se endurece la masa.


  • Cuando la masa se enfríe lo suficiente para poder manejarla, ponte dos cucharadas en la palma de la mano, ahuécalas y rellena con una cucharada abundante de setas. 





  • Truqui: separa dos cucharadas de masa en el fondo del bol y aplástalas con la cuchara contra la curva donde comienza a subir la pared (parte sombreada en la foto). Te quedará cóncava y podrás utilizarla para tapar la torta.





  • Retira la tapa con la cuchara y cubre el relleno.


  •  Aprieta la bola con las dos manos para compactarla y hazla rodar entre las palmas para darle buena forma.
  • Aplasta la bola sobre la encimera y alísale los bordes, pásala por pan rallado de ambos lados y ponla en una placa de horno aceitada.


  • Rocía las tortas con un hilo aceite de oliva, espolvoréalas con otro poco de pan rallado y cocínalas en el horno precalentado a 180 ºC durante media hora o hasta que estén suavemente doradas.



  • Sírvelas con otro hilo de aceite y espolvoreadas con más perejil y unas almendras machacadas.






6 comentarios:

  1. Nina vaya espectáculo culinario bueno :-)
    Te sobraron para mi jjjjjjj
    Un saludito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mijú, gracias! No quedaron ni las migas pero te las hago cuando quieras ♥
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Estas tortas se ven deliciosas, las cocinare y comentare resultado.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Salvador, muchas gracias por el elogio y por la confianza, espero tu comentario!
      Saludos y buen fin de semana.

      Eliminar
  3. Nina, está claro que quien mejor la pasa en esta vida es quien menos pretende porque en lo sencillo encuentra la felicidad. ¡Mirá qué alegría podemos obtener con un plato simple y sabroso como el que nos poponés hoy! Unas nobles papas, unas deliciosas setas, un poco de trabajo (que tampoco es mucho) y... ¡A disfrutar por todo lo grande! Me encantaron estas tortas, y las voy a probar en cuanto pueda ;)
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Silvina, vengo de tus hamburguesas de avena, caerán muy pronto. Con respecto a las tortas, lo mejor es que hemos recuperado un plato familiar. La receta original lleva huevo pero la versión vegana nos gustó más (la vida te da sorpresas ;-).
      Un beso a vos y a disfrutar del finde!

      Eliminar

Gracias por dejarme un comentario