martes, 8 de julio de 2008

Filetes de soja empanados (milanesas de soja)

 


Si vives en Argentina, esta receta no te hace falta: te vas a un herbolario, al súper o a cualquier tienda de alimentos y eliges las milanesas de soja que más te gusten de un surtido espectacular.

En esta orilla no las venden, así que toca meter las manos en la masa. Eso sí, son muy fáciles de hacer, cuestan poco y están buenísimos.














Los filetes de soja son muchas cosas: se los puede considerar pasta, son proteína completa, van bien para el aperitivo, como plato principal o --a la manera argentina-- dentro de un pan en el tradicional "familiar de milanesa" para el pícnic. También puedes cambiar los ingredientes y la forma, tomarlos fríos o calientes e inventarte mil usos más.

Ahora no te asustes por el rollo que sigue, que es puro blablá. El procedimiento no puede ser más fácil: mezclar, recortar, cocer y empanar.


Ingredientes

Receta básica:
  • una taza de harina de soja
  • una taza de harina común de trigo
  • sabores y el agua necesaria para hacer la masa
Ventaja: se preparan en un periquete y están muy buenos, siempre que los hagas finitos. Inconveniente: quedan un poco pastosos.

Receta que más me gusta:
  • una taza de harina de soja
  • media taza de harina integral de trigo
  • media taza de polvo de gluten
  • sabores y el agua necesaria para hacer la masa
Ventaja: quedan consistentes y los puedes hacer más gruesos.
Inconveniente: dan un pelín más de trabajo.



Preparación

  • Mezcla las harinas y los sabores y añade agua poco a poco hasta conseguir una masa homogénea, compacta pero fácil de manejar. 
- La masa básica de soja y harina de trigo es maleable como la plastilina, se estira en una pasada y los recortes se vuelven a amasar sin dificultad. La que lleva gluten es un poquito más trabajosa pero vale la pena.
- Puedes poner los condimentos que prefieras: ajo en polvo, perejil picado, tomillo seco...
  • Enharina la encimera y estira la masa con un rodillo también enharinado, dejándola bastante fina (alrededor de 1/2 cm) porque después se hincha.
  • Recorta los filetes.
Si los quieres ovalados, recorta círculos 
y hazles una pasada rápida de rodillo en una sola dirección.


  • Mientras tanto, calienta abundante agua en una olla, añade sal y, cuando rompa a hervir, echa dos o tres filetes con cuidado de que no se peguen entre sí. Espera a que suban a la superficie y déjalos un minuto más.




  • Escurre los filetes con una espumadera y, así como están, rebózalos inmediatamente en pan rallado por ambos lados, apretando bien para que se adhiera. Sin huevo.



  • Fríe los filetes en poco aceite a temperatura moderada. Déjalos unos minutos de cada lado para el pan se dore suavemente y se quite el posible gusto a crudo.



TiPs

- Una vez empanados los filetes los puedes congelar, separados entre sí con trozos de film y bien envueltos, para freírlos cuando quieras. También se pueden hacer al horno, cubiertos con un papel aceitado.

- En la versión con gluten, puedes reemplazar la harina integral por avena fina o harina de espelta.

- También puedes hacer unos deliciosos Filetes de soja rellenos.



7 comentarios:

  1. Me enamoré de tu receta. Voy a hacerla en casa. Gracias !

    ResponderEliminar
  2. Patri, vos que las podés comprar hechas, gracias!
    Esta receta está inspirada en una de Mabel Abiatte, tengo tres libritos de ella: Carnes vegetales, Cocinando con soja y Cocinando con los amigos. Los compré hace años en un supermercado de Rosario, si los leés no vas a saber por dónde empezar.
    Un beso gordo!

    ResponderEliminar
  3. Yo también la voy a probar, Nina. Tienen una pinta estupenda y me parecen muy, muy prácticos. Sólo una pregunta ¿se pueden congelar bien una vez empanados?
    Me encanta tu blog, que conozco desde hace ya bastante tiempo aunque nunca te había hecho ningún comentario. Gracias por compartir tantas recetas ricas y cosas así de interesantes de tu tierra. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Hola Pan-amor-y-fantasía!

    Gracias, me hace mucha ilusión que te guste el blog. El tuyo es muy útil y además es precioso, ojalá cayeran esos globitos en mi balcón :)

    Con respecto a los filetes, yo los congelo así como dices, empanados, apilados e intercalados con cuadrados de film o de papel para que no se peguen. Congelarlos es casi obligatorio porque cunden tanto que siempre sobran.
    Gracias por ese panadero que me has puesto, lo soplaré con un deseo.
    Un beso y hasta pronto!

    ResponderEliminar
  5. Nina, muchas gracias por visitar mi blog, me ha hecho mucha ilusión ver tu comentario. Gracias también por tu consejo respecto a la congelación y tus hermosas palabras respecto a mi blog. Me alegra que te guste el panadero (no tenía ni idea de que se llamase así) y espero que se cumpla tu deseo ;) ) Besos

    ResponderEliminar
  6. Nina, un nuevo comentario a esta entrada, que estoy inundando de panaderos ;), sólo para decirte que hoy hemos cenado tus filetes empanados. Los he acompañado de patatas fritas (para hacer más feliz a mi no-vegetariano) y ensalada... ¡Deliciosos! Nos ha encantado ¡a los dos! (lo mío tiene menos mérito porque ya estaba convencida de antemano). Es un plato estupendo, lo tiene todo: nutritivo, sencillo, práctico y muy rico. :)) Besos

    ResponderEliminar
  7. Panamory, hola, feliz domingo!
    Visitar tu blog es un placer, así que no tienes nada que agradecerme. Y menos ahora que he visto esa crema-salsa de berenjena.
    Me alegro muchisisísimo de que os hayan gustado los filetes, ahora me he antojado y los tendré que hacer (salseados con tu cremita no estarían nada mal).
    Me encanta que me llenes de panaderos, con las hojas haré ensalada que está buenísima!
    Un beso.

    ResponderEliminar

Gracias por dejarme un comentario