sábado, 14 de noviembre de 2009

Col caramelizada con castañas

El azúcar de la col caramelizado aporta color y sabor al plato


Me encanta la col blanca y es una de mis citas del otoño, que es cuando vienen mejores y más baratas, pero no esperaba encontrarme con una oferta a 0,56 € la pieza. Me traje la más bonita, que pesaba 4,5 kg, pensando que hace unos meses me hubiese costado 11 € . Preciosa, apretada que no le entra un cuchillo entre las hojas, blanca como la nieve y tiernísima. La receta de hoy es una de las que he hecho con ella, espero que os guste.


Ingredientes

1 kg de col blanca (repollo)
castañas asadas (o hervidas) y peladas
1/2 litro de leche vegetal (o común)
30 g de margarina
30 g de harina
sal si se desea
nuez moscada y pimienta

Preparación

Cortar la col en tiritas y ponerla en una cazuela de fondo grueso (yo usé una como la de la foto) con un poco de aceite en el fondo.


Remover varias veces a fuego mediano, tapar y dejar que se haga sola. Y aquí viene el paso delicado: hay que conseguir que la col se tueste en el fondo pero sin quemarse.

Cuando se ve que ha hecho una capa doradita, se echa un buen chorro de agua caliente y se remueve. El caramelo (que la costra no es otra cosa, puesto que la col contiene bastante azúcar) se disuelve y todo se tiñe de marrón.

Tapar otra vez y dejar hasta que la col se ablande. Es imposible decir cuánto tiempo, normalmente tardaría una hora pero esta col se hizo en veinte minutos.

Cuando la col esté casi hecha, añadir las castañas (yo usé unas asadas que me habían quedado), la nuez moscada y la leche. Cocinar 5 minutos más, echar la harina disuelta en un poquito más de leche y terminar de hacer a fuego bajo, removiendo, 3 o 5 minutos más.

Servir espolvoreado de pimienta.

-----------------

8 comentarios:

  1. Yo no descubrí la col hasta que me fui de casa, incluso me gusta cruda con un chorrito de aceite de oliva, limón y espolvoreada con pimentón. Voy a probar tu receta pero, quizás sustituyo la castaña por otros frutos secos porque me resulta muy pesada y, además , después de la castanyada he quedado un poco saturada, jaja.
    Un besito. Tus recetas deliciosas como siempre

    ResponderEliminar
  2. Hola Jo, justamente mis castañas eran las sobrantes de una castañada, seguro que este plato con nueces está riquísimo, la próxima vez lo haré así.
    Gracias guapa, eres un tesoro.

    ResponderEliminar
  3. Hablando de castañas...esta tarde comeré las primeras castañas de la temporada, las que sobren,(que ya veremos), mañana acompañaran a la col.Como siempre, tus recetas sencillas, sin complicaciones y riquisimas, o sea: como la vida misma, je,je.
    Besitos para la mejor cocinera.

    ResponderEliminar
  4. Mary Baker, eres un sol. Que disfrutes de las castañas, para mí son siempre una fiesta. Ojalá te guste la col.
    Y quiero besitos también para mí :-P
    (yo te mando un montón)

    ResponderEliminar
  5. ¡Vaya plato original!, nunca hubiera imaginado que la col blanca pudiera hacer caramelo, y con castañas... Creo que me gustaría tu receta. Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Hola Pilar, es un caramelo de incógnito pero en el fondo (nunca mejor dicho) eso es lo que es. Gracias por tu comentario, guapa, y un abrazote a ti!

    ResponderEliminar
  7. Qué receta más buena, me encanta la col blanca pero nunca se cómo cocinarla, siempre la hago igual, en ensalada con mayonesa, pero claro, una col da para 100 ensaladas, y se me acaba haciendo mala. Gracias a tu blog seguro que encuentro muchas recetas para variar un poco. Un saludo!

    www.cocinanos.blogspot.com

    ResponderEliminar
  8. Hola Cocínanos, bienvenida/o!
    Uff, la col da para mil cosas, no solo por lo versátil sino, como dices tú, porque no se acaba nunca!
    En el blog hay varias recetas, a veces he puesto col blanca y a veces repollo, tengo que decidirme a uniformarlo.
    Pero antes de eso haré tus calabacines con cebollita pochada!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Gracias por dejarme un comentario