lunes, 11 de enero de 2010

Dátiles rellenos de tahina y levadura



Unos días antes de Nochebuena, con los menús ya cerrados, tuve la suerte de encontrar esta receta en el blog La Dolce Vita Vegana. A veces leemos las recetas como un músico lee una partitura, y cuando leí ésta oí una melodía celestial que me obligó a incluirla en los aperitivos de la vigilia. Confieso que tuve mis reparos porque no parece ser para todos los gustos, en cambio fue la estrella de la noche.
Y no podía ser menos, viniendo de tal blog. ¡Gracias, Arrels!


Si nunca habéis usado tahina o levadura en copos, ésta puede ser una buena ocasión para iniciaros. Vale la pena porque dan mucho juego y son muy nutritivas.

La tahina (tahini, tahin) se puede hacer en casa pasando semillas de sésamo por un molinillo eléctrico. Como todas las semillas oleaginosas (incluidos los frutos secos), una molienda intensa y prolongada las separa en dos fases: el aceite y una pasta densa. La tahina envasasada se presenta así y antes de utilizarla hay que removerla con un tenedor para mezclar las dos fases.

La preparación es facilísima: se deshuesan 8-10 dátiles y se rellenan con una mezcla de 2 cucharadas de tahina + 1 cucharada gorda de copos de levadura + 1 pizca de tomillo + 1 pizca de cúrcuma o colorante para arroz. Así se pueden dejar varias horas, incluso días si se guardan tapados en el frigo.



Si vas a utilizar una jeringa de pastelería, os recomiendo pasar unos segundos la levadura por el molinillo para que la pasta sea más fina y no tape la boquilla. O, simplemente, tener a mano una brocheta de madera para destaparla cuando haga falta.

Un rato antes de servirlos se pasan por el horno solamente hasta que se calienten y se hinchen (o se gratinan en el grill, como hizo Arrels y haré yo también la próxima vez), se retiran, se dejan templar y se sirven regados con crema de vinagre de Módena.


Esta crema es una reducción de vinagre balsámico que se consigue a buen precio en casi todos los hipermercados. Tiene una consistencia espesa que la hace ideal para decorar platos y aporta un toque agridulce muy interesante.

Espero que os decidáis a probar esta delicia, creo sinceramente que no os arrepentiréis.

--------------------

7 comentarios:

  1. Hola Nina!
    Pues me encantò esta receta, serà porque me vuelven loca los datiles y la tahina tambien!
    Me encanta tu blog, no soy vegetariana pero puedo absolutamente convivir con alguno porque adoro los vegetales, estàn siempre en mi cocina! Prepararè tus milanesas de soja (luego te cuento) que me gustan mucho. Soy argentina y tal como vos decis alla las encuentras sin problemas. Aqui en Italia en vez he podido conocer el seitan, (que me encanta) y a los fiambres vegetales. He convivido con una vegetariana por un año aquì y como cocinaba yo, me he dedicado ese tiempo a investigar y probar descubriendo alimentos increibles. Tus recetas son fantasticas, simples y tentadoras, es un gusto entrar en tu cocina! Un abrazo desde Italia.Sil

    ResponderEliminar
  2. Hola Sil, cocinera linda!
    Gracias por esas palabras tan alentadoras, los mimos siempre vienen bien. Y cuántas cosas tenemos en común: argentinas, italianas (yo viví 10 años allá y sigo en contacto diario), verdurófilas, enamoradas de la cocina..!
    El seitán me encanta pero más me gusta la versión casera, sale más a cuenta y tiene un sabor más suave. Tengo unos libritos argentinos con una infinidad de carnes vegetales, a ver si las empiezo a hacer y poner. Fiambres vegetales aquí hay pero cuestan un egg y no los compro, de vez en cuando hago algunos en casa.
    El gusto es mío de que entres en mi cocina y también de entrar en la tuya, ese tiramisù está para lamer la pantalla!
    Espero que sigamos viéndonos, un beso!

    ResponderEliminar
  3. Que ricura tan dulce...

    Mil abrazos calentitos

    ResponderEliminar
  4. No habrá arrepentimiento de probarla. Estoy seguro. Con los ingredientes justos para hacer una receta salida de serie. Genial!

    ResponderEliminar
  5. Gracias Jur, es rica en serio, abrazos térmicos también a ti!

    Capricornio!
    Creo de verdad que es una receta para ti porque te gustan los sabores contrastantes.
    Estoy agradecida a Arrels porque ya veo que esta receta se quedará en mi casa. Ojalá también en la tuya!
    besitos :)

    ResponderEliminar
  6. Que original Nina, una buena manera de utilizar la levadura de cerveza, tan necesaria en una dieta vegetariana. Como siempre, tus recetas: una delicia!!!
    Hoy te concedo el premio de "maestra cocinera con encanto y con gracia"
    Besitos

    ResponderEliminar
  7. María, cielo, un montón de gracias pero la idea es de Arrels (pincha el enlace al principio de la receta, tiene un blog vegano a todo lujo).
    Pero el premio me lo quedo, mira si me voy a privar de algo tan bonito!
    Besitos a ti, que eres un encanto.
    :-)

    ResponderEliminar

Gracias por dejarme un comentario