martes, 9 de febrero de 2010

Berenjenas asadas con salsa de garbanzos y almendras

 Cocinar sin sal también es posible


Estamos en plan de desintoxicación, así que por unos días os pondré a dieta también a vosotros. Éste es un plato casi sin sal y con muy poco aceite pero aun así muy sabroso.

Para la salsa de garbanzos:

· Pica una cebolla y tuéstala en una sartén antiahderente en un chorritín de aceite.
· Añádele 200 g de garbanzos cocidos en casa sin sal, o comprados y desalados en varias aguas.
· Remueve un momento los garbanzos con la cebolla y añade 1 taza grande de agua caliente y una pastilla de caldo sin sal.
· Mientras hierven, aplasta los garbanzos con un tenedor en la misma sartén hasta que no quede ninguno entero (quedarán trocitos).
· Retira la mitad de la salsa, pásala por la batidora y échala otra vez a la sartén.
· Condimenta con 1 cucharadita de cominos en polvo (el comino va muy bien con los garbanzos y además... ayuda), 1 chorrito o dos de vinagre de Módena y media cucharadita de ras el hanout o pimienta negra al gusto. También puedes añadir uvas pasas.


Mientras tanto pon a hervir el arroz (mejor basmati), calienta una plancha y asa las berenjenas en rodajas.

Sirve las berenjenas cubiertas con la salsa de garbanzos y espolvoreadas con granillo de almendras, una ensalada de tomate y ajos, y el arroz blanco aliñado con un chorrito de aceite de oliva y semillas de comino para jugar con los dos sabores de esta especia.


¡Y no te olvides de beber agua durante el día!



9 comentarios:

  1. Hace poco terminé mi plan de desintoxicación que hacemos cada año después de Fiestas, me gusta este plato es fácil y original,debe llenar y además es muy sano.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. buenisima idea de desintoxicacion!!!!
    me guardo la idea!
    cariños!!

    ResponderEliminar
  3. PILAR, enhorabuena por la constancia y dichosa por haberlo terminado. La clave para mí es eliminar líquidos, por eso no tomo sal.
    Un beso a ti y gracias por venir.

    LILU, los italianos dicen "quando ci vuole, ci vuole" (cuando hay que hacerlo, hay que hacerlo), y en este caso yo TENÍA que hacerlo!
    Besitos.

    ResponderEliminar
  4. Me gusta esta receta.
    Yo tendría que añadir un poquico de sal porque soy hipotensa y ahora estoy en la temporada de bajones así que sal al canto aunque no me gusta mucho que digamos. El picante también tengo que controlarlo, por lo demás es que me parece genial, todo es adaptarla la mis necesidades.
    Esta la tengo que probar.

    Pochoncicos.

    ResponderEliminar
  5. Wiwith, qué alegría que te guste. Alégrate de ser hipotensa, al menos así suelen decir los médicos. El picante lo puedes suprimir o sustituir por jengibre, pero qué te vengo a contar yo si tú eres una experta!
    Un beso y gracias!

    ResponderEliminar
  6. Pues que bien que nos hayas puesto a dieta que yo si lo necesito! jaja. Para mí cocinar sin sal me es muy difícil, pero es posible como tu dices :)

    ResponderEliminar
  7. Ben, cuando empecé a cocinar sin sal pensé que perdería el placer de la comida, en cambio ahora me gusta tanto o más que antes. Algunas cosas quedan mucho mejor con sal, pero otras no. Un truquito es ponerle un toque agridulce, eso estimula el paladar y lo engaña un poquito.
    Un besazo!

    ResponderEliminar
  8. Que rica se ve la receta Nina , me la guardo en favoritos para probarla pronto. Me cuesta comer platos de cuchara , especialmente las legumbres en guisos tradicionales así que este tipo de recetas que las integran con preparaciones distintas me vienen de lujo :-)

    ResponderEliminar
  9. Arrels, gracias! Si te gusta el hummus te gustará esta salsita. Además, las legumbres trituradas son más digestibles... tú me entiendes.
    Un beso, contenta de verte :-)

    ResponderEliminar

Gracias por dejarme un comentario