martes, 2 de marzo de 2010

Paté-ensalada de verduras frescas (cocina rusa)

Sencillo y con sabores de toda la vida que se pueden modificar a voluntad

Esta preparación figura con el nombre de Baklazhanovaya Ikra en esta página que os recomiendo mirar.


Ingredientes

1 berenjena grande
1 cebolla grande
2 tomates
2 dientes de ajo
2 cucharadas de vinagre (o 3 de zumo de limón)
2 cucharadas de aceite de oliva
Sal, perejil


Preparación

- Asa la berenjena, mejor en la plancha bien caliente, hasta que la piel quede crujiente y la carne esté blanda pero no deshecha.

Lo ideal es que a la carne le queden las vetas marrones de la plancha, así coge gustito a barbacoa. Deja enfriar.

- Pela la cebolla y los tomates (en frío) y corta todo en cubitos minúsculos. Pela el ajo y pásalo por el triturador.

- Retira la pulpa de la berenjena, aplástala con un tenedor y mézclala con las verduras trinchadas y el vinagre (o zumo de limón). ¡SIN SAL!


- Deja tapado en la nevera durante varias horas o incluso hasta el día siguiente. Se puede moldear para que la presentación sea más bonita (yo usé unos envases con cestito escurridor).



- Retira del frío al menos media hora antes y sirve con sal Maldon, perejil fresco recién picado y un chorrito de aceite de oliva.

TiPs


- El motivo de no añadir sal durante la preparación es que, sobre todo si es fina, la sal impregna las verduras y les hace soltar sus jugos, lo que perjudica la textura y la conservación. Además, los granitos de sal hacen un contraste muy agradable de consistencia y sabor.

- Lo puedes servir como aperitivo con pan blanco, para rellenar verduras frías o para hacer un rico tabulé.

5 comentarios:

  1. Menos el nombre, que me parece imposible de recordar, me guardo esta exquisita receta y el consejo sobre la sal.

    Requetebesos

    ResponderEliminar
  2. Jo, el nombre es tan intransitable que no he querido ponerlo en el título, además (sin menospreciar) bien podría no tener nombre porque es una combinación muy sencilla.
    Lo de la sal lo aprendí de Cesare Marretti, uno de mis cocineros preferidos.
    (Quiero y debo ponerme al día con tu blog, así será).

    besotitos a ti!

    ResponderEliminar
  3. Apunto la receta super sencilla, pero de seguro riquisima, tambien tomo nota de lo de la sal
    Un beso
    Amalia

    ResponderEliminar
  4. Debía estar delicioso y con una presentación estupenda. Si señor , una receta muy original. Un beso

    ResponderEliminar
  5. AMALIA: me haces un honor!
    Lo de la sal viene bien para muchas cosas, el cocinero que le mencionaba a Jo, Cesare Marretti, suele poner unos cristalitos de sal también a la fruta que sirve como postre.
    Ayer leí esta frase "algo sagrado debe de tener la sal si está en nuestras lágrimas y en el mar", bonita, no?
    Un beso grande a ti.


    PILAR: sinceramente (shhh...) lo mejor es la presentación porque es muy moldeable, lo que sobró de los moldecitos lo puse en un taper lleno hasta arriba y cuando lo abrí había cogido la forma de la tapa. El sabor es muy bueno pero nada que no conozcamos, aunque se puede personalizar a gusto.
    Un beso a ti!


    CHICAS, os debo visitas y lo lamento porque disfruto mucho con vuestras recetas. Ya vendrán tiempos más calmos, gracias por vuestra paciencia!

    ResponderEliminar

Gracias por dejarme un comentario