martes, 5 de abril de 2011

Asado de zanahorias y naranja

 Variación de una receta del mismo nombre incluida en el libro
Recetas sabrosas - Cocina vegetariana, de Jenny Stacey


Ingredientes
  • 650 g de zanahorias cortadas en juliana gruesa
  • 1 puerro rebanado en rodajas gruesas
  • 300 ml de zumo de naranjas
  • 2 cucharadas rasas de miel de caña (melaza)
  • la piel de 1 naranja rallada o cortada en tiritas
  • 1 diente de ajo
  • 1 cucharadita de tomillo
  • 1 cucharadita de cuatro especias (o equivalente)
  • sal y pimienta
  • semillas "de cebolla" o de amapola
  • aceite de oliva de sabor suave

Preparación
  1. Pon las zanahorias en un recipiente para microondas, tapa y cocina 2 minutos y medio a potencia máxima, retira, añade el puerro y cuece 1 minuto más. Retira, escurre y reserva.

    En vez de hacerlos en el micro se pueden blanquear 4-5 minutos en agua salada hirviendo.

  2. Mezcla el zumo de naranja con la miel de caña, las cuatro especias, el ajo triturado y el tomillo.

  3. Vierte el líquido sobre las hortalizas, añade la mitad de la piel de naranja, sal y bastante pimienta. Mezcla bien y ponlo en una fuente de horno.


  4. Tapa la fuente y cocina media hora en horno precalentado a 180 ºC.

  5. Retira y sirve espolvoreado con el resto de la piel de naranja y unas semillas de cebolla brevemente tostadas en una sartén limpia. También se pueden usar las de amapola pero son menos sabrosas.

  6. Acompaña con arroz integral mezclado con el jugo de cocción sobrante y rocía todo con un hilo de aceite de oliva suave.
 --------------
  • Cuatro especias (quatre épices): mezcla de canela, jengibre en polvo, nuez moscada y clavo, aunque no es raro que se incluyan otras, como pimienta negra. Si no la consigues preparada, puedes poner los ingredientes por separado.
  • Semillas de cebolla: no son de cebolla sino de neguilla pero se venden con ese nombre en las tiendas de productos indios o paquistaníes.
  • Miel de caña (melaza): es un producto totalmente vegetal, con un regusto amargo que contrasta muy bien con el dulce de la zanahoria y la naranja. Se puede reemplazar por jarabe de maíz o de arce.
--------------

La receta original no lleva aceite. Si se suprime este ingrediente y se reduce la cantidad de melaza, resulta un plato con pocas calorías pero muy saciante.


8 comentarios:

  1. Son de bonito color,
    pero no me llevo bien
    yo con ellas... ni en sartén
    ni cocidas al vapor.
    ¿Zanahorias? No, señor.
    Con su permiso,las dejo
    para postre del conejo.


    Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Adoro la zanahoria, creo que además de su completa ayuda en nutrición, da una mejor presentación a los platos y hace la comida más viva.
    Que buena receta !

    ResponderEliminar
  3. Monsieur, te propongo un trato: los poemas que me dejas tendrán siempre tu copyright pero mi licencia de uso es transmisible por herencia, es que quiero dejárselos a mis nietos.
    A cambio, prometo poner menos platos con zanahorias.
    Un abrazo y gracias :)

    ResponderEliminar
  4. Luis: en casa somos dos y un kilo de zanahorias nos puede durar tres días. Es como dices tú, hacen bien a todo y alegran la vista.
    Me alegro de que te haya gustado, un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Qué combinación tan estupenda!!! zanahorias y naranja, y con ese toque de tomillo. Suena celestial. Tomo nota! besitos

    ResponderEliminar
  6. Gracias, Jo, me pone contenta que te guste.
    Besitos a ti.

    ResponderEliminar
  7. Tiene muy buena pinta! se la enseñaré a mi madre, que nos gustan mucho las zanahorias a las dos.

    ResponderEliminar
  8. Hola Alicia, también os tiene que gustar el sabor dulce en las comidas porque ésta tiene zanahorias y miel, pero ahí está la gracia.
    Ya me contarás si hacéis la prueba.
    Un beso.

    ResponderEliminar

Gracias por dejarme un comentario