miércoles, 1 de junio de 2011

Berenjena Bellavista


Los ingredientes de siempre con una presentación diferente


- Partir una berenjena grande por la mitad a lo largo hasta llegar casi al cabito.


- Untarla bien con aceite y condimentarla con sal, pimienta y una pizca de canela. Hornear a 180º hasta que esté tierna pero firme (darle la vuelta a mitad de la cocción).


- Mientras tanto, cortar una patata en cubitos y saltearlos en aceite de oliva sabroso hasta que estén tiernos y dorados. Retirar y mantener caliente.

El aceite que sale en la foto, de la marca ÓLEOMÁGINA, es de sabor intenso y muy agradable. El medio litro sale por 10 € pero en la cuenta hay que poner también los cántaros de cerámica y la cantarera... ¡que no me negaréis que son preciosos!

- Añadir aceite y saltear un puerro y un pimiento verde cortados en rodajas gruesitas. Condimentar al gusto con sal, pimienta, tomillo y un toquecito de vinagre balsámico.

- Echar las patatas otra vez en la sartén y remover a fuego fuerte hasta que todo esté bien caliente y unido.

- Retirar la berenjena del horno y presentarla abierta con las verduras en el medio.

- Servir la berenjena cortada con la verdura y, si se desea, añadir unos champiñones también salteados en aceite. Acompañar con unas cucharadas de salsa de tomate caliente.




El culito de la vergüenza, hubo que apagar la luz para que se lo comieran


------------------

12 comentarios:

  1. Que buena pinta! lo probaré pronto :)
    por cierto quiero felicitarte por el blog.

    Maria

    ResponderEliminar
  2. Que pinta tan rica tiene!! me encanta la berengena en todas sus versiones :). Me la apunto!

    Muakss

    ResponderEliminar
  3. AnoniMaría, hola! Recibir a una María siempre es un placer porque todas las que vienen a este blog son unos encantos (¿tú eres una de ellas o te has sumado al grupo para confirmar la regla?).
    Gracias por la felicitación, estoy toda esponjada!
    Y un beso.


    Hola Loreto, guapa! Me alegro mucho de que te guste, seguro que te saldrá buenísima.
    Muchos muakss a ti.

    ResponderEliminar
  4. Ficou ótimo!Tenha um feliz dia. Um abraço, Marta.

    ResponderEliminar
  5. Bellavista, y seguro que bello-olfato y bello-gusto, porque menuda pintaza! Con lo que me gusta la berenjena asada, me ha encantado esta receta. Qué hambre!

    Preciosos esos cántaros y la cantarera, y si encima esconden un aceite bueno de verdad, merece la pena :)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Gracias, Marta :)
    Feliz día también para ti y un beso!


    Akane, guapa, me alegro mucho de que te haya gustado!
    Los cántaros son bonitos, verdad? Los venden en Alcampo.
    Un besazo y buen finde!

    ResponderEliminar
  7. Madre mía, con esas fotos me ha entrado un hambre canina! Yo no hubiera dejado ese culito de la vergüenza, jajaja ¡Que me quiten lo zampao!

    Me encantan todas tus delicias a base de berengenas!
    Besitos y buen finde, bella!

    ResponderEliminar
  8. Josi: es que en casa son pelín remilgados, pero cuando amenazo con tirarlo siempre se hay alguno que se "sacrifica".
    Me encanta que te gusten porque estoy metida en otros dos berenjenales que caerán pronto.
    Un besazo y buen finde también para ti y alrededores!

    ResponderEliminar
  9. Que rico, Nina! En mi frigo hay siempre berenjenas sobre todo ahora que estamos en su estaciòn. Me encantò tu receta! Y cuando vi los rollitos abajo pensè en unas "piadina", que yo suelo rellenar con las verduras grilladas cuando me sobran ( un mix de berenjenas, pimientos y zucchini. Un bacione grosso, y cariños. Sil

    ResponderEliminar
  10. Gracias, Sil! Ay qué recuerdos, una piadina del carrito hecha en el momento y rellena de stracchino y rúcula!
    Cariños a vos y buona domenica!

    ResponderEliminar
  11. Mhhh, ¡qué rica y bella berenjena! Con lo que me gustan... a ver si en la próxima cesta de verduras cae una (¡o más!) Y qué cucos los cántaros ;)

    ResponderEliminar
  12. Nihacc, hola. Sí, mejor dos, que una es poco!
    Los cantaritos son graciosos, hacía mucho que los veía en Alcampo y no me decidía. Al final los compré para una visita de Italia que los dejó porque no podía llevar más peso, así que venga p'acá.
    Un beso, guapa.

    ResponderEliminar

Gracias por dejarme un comentario