jueves, 11 de agosto de 2011

Fainá con "guacamole deconstruido"

 
Por algo las banderas de Italia y México se parecen tanto

El nombre es una broma pero, ahora que nos han cerrado El Bulli, alguien tenía que mantener en alto la bandera de las deconstrucciones.

Fainá es como se llama en dialecto genovés la farinata, un plato tradicional italiano a base de harina y agua. Según la región o el momento, se usan distintas harinas que se cocinan simplemente hervidas (las gachas de toda la vida), en la sartén o al horno. Entre las horneadas, una de mis preferidas es el castagnaccio, hecha con harina de castañas, romero, uvas pasas y más cosas que dependen del gusto de cada familia.

La fainá se hace con harina de garbanzos y, pese a que se considera típicamente ligur, también se prepara en otras regiones de Italia con otros nombres. Como curiosidad, apunto que en Toscana se llama cecina porque "ceci" significa garbanzos, así que los hispanohablantes estáis avisados.  

Pero mucho más se hace y se vende en Argentina y Uruguay, donde -extrañamente- ahora se toma como acompañamiento de la pizza.


La preparación es facilísima: mezclar la harina con sal y agua y hornear. Ya está.

  • Calienta el horno a 180-200 ºC.
  • Pon en un bol 200 g de harina de garbanzo + 1 cucharadita de sal y añade 600 ml de agua a temperatura ambiente, removiendo con unas varillas para que no queden grumos. Deja reposar como mínimo una hora, mejor dos.
  • Echa 1-2 mm de altura de aceite de oliva en un molde de pizza de 35 cm de diámetro. Según los puristas el molde tiene que ser de cobre, pero a mí uno de aluminio me va muy bien. No conviene que tenga revestimiento antiadherente porque es posible que haya que rascar un poquito el fondo. En todos los casos, debe ser lo suficientemente grande para que la masa quede muy bajita.
  • Pon el molde en el horno para calentar el aceite, así no se pegará (tanto) la fainá. Atención: si se calienta demasiado, al echarle el batido puede salpicar. Más o menos, el punto es cuando el aceite comienza a oler, sobre todo si es uno de aroma intenso.
  • Retira el molde y echa el batido suavemente. Remueve con un tenedor, haciendo ochos, para mezclar un poco de aceite con la masa.
  • Hornea alrededor de media hora hasta que la masa esté sólida y dorada en los bordes. Si la parte de abajo está blandita, pon el molde 5 minutos en el suelo del horno.
  • Retira y deja el molde unos minutos sobre la encimera de mármol u otra superficie fría y resistente para que la masa se depegue con más facilidad.



  • Corta en trozos y sirve con aguacates y una ensalada hecha con una cebolla entera, el zumo de medio limón (yo pongo a macerar la cebolla en el limón cuando preparo la masa), un tomate grande y perejil o cilantro (incluso albahaca). Añade sal y un picantito si lo deseas pero no aceite.


Variantes: antes de hornear la fainá le puedes agregar pimienta negra recién molida, tallos de cebolleta picados o, como dicen los italianos, "quien más tenga, más le ponga".

12 comentarios:

  1. Ah Nina, te robaría esa pizza, jajaja, viste mis posts con otras harinas intentando hacer fainá? Si tengo suerte, mi hermana viaja en diciembre y puede que me traiga un paquete de harina de garbanzos o tal vez me mande una encomienda. No fui nunca al Bulli me hubiera encantado conocerlo, pero hay otros restaurantes de comida molecular en EEUU, ya tendré oportunidad de probar algo. Muy bueno lo de la deconstrucción, me gusta la Estética. Un beso,
    Myriam

    ResponderEliminar
  2. Me encanta la faina!!! Gracias por mencionar mi post, sos muy dulce!!! En casa comemos la faina como vos, sin importar si hay pizza o no, aqui la gente sólo la consume arriba de su porción...Suelo hacerla con cebolla de verdeo y te digo un secretito para que se pegue menos, mojá el molde con aceite y luego espolvoreá con harina (yo uso integral) antes de volcar la preparación en el molde, dá muy buenos resultados!!! Un beso grande Nina!!!

    ResponderEliminar
  3. No conocía este plato y la harina de garbanzo me encanta. Lo probaré. Gracias por compartirla. Besos

    ResponderEliminar
  4. Myriam, pobrecita, te imagino soñando con harina de garbanzo :-)
    Tu fainá de garbanzos cocidos es una idea estupenda, o acaso no hacen también el falafel así?
    Yo tampoco fui nunca a El Bulli, estaba muy lejos de mi bolsillo! La deconstrucción es una cosa de Ferrán Adriá que se ha vulgarizado hasta la risa, ahora todo el mundo deconstruye y por eso se toma en broma :-)
    Gracias por el elogio, linda, un beso.


    Caro, maestra de fainá! Tu post había que mencionarlo, es una obra de arte!
    Sigo sin entender que coman la fainá arriba de la pizza, en mis tiempos no se hacía, es arruinar las dos cosas.
    La próxima vez probaré tu secreto, gracias. Y seguiré llorando por haber perdido mi pizzera de aluminio en quién sabe qué mudanza.
    Un beso a vos, corazona!


    Hola Delia! La harina de garbanzo da pa' to', mi próxima estación son las panizas, a ver qué tal.
    Gracias a ti por tu comentario y otro beso!

    ResponderEliminar
  5. No conocía la Fainá, y no parece muy dificil de hacer, te copio la receta para probarlo.

    ResponderEliminar
  6. Hola Eu, es facilísima y muy rica.
    He visto tus blogs, de joven quiero ser tú.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Me encantò la combinaciòn! Sobre todo porque son dos cosas que me gustan mucho: fainà y guacamole. Yo el fainà aqui en Italia lo como separado de la pizza, desafiando la costumbre rioplatense de comerlos juntos, jaja!! Y tu que conoces mi blog sabes cuanto me gusta la harina de garbanzo "sul serio". Maravillosa receta Nina! Un bacione. Sil

    ResponderEliminar
  8. Hola Sil! Gracias por el elogio y por defender la tradición de la fainá, mi sangre genovesa ha dejado de hervir :)
    Tú sabes un montón sobre la harina de garbanzo, poco a poco espero ir aprendiendo yo también.
    Baci anche a te, carissima.

    ResponderEliminar
  9. Hola Nina
    Gracias por esta estupenda receta, tengo la harina de garbanzos y los recuerdos de la faina que de chiquita comiamos en casa de mis padres, gracias por los recuerdos!!!!!!
    Me llevo con tu permiso la receta!!!
    sweetcakestoronto
    Besos
    miri

    ResponderEliminar
  10. Hola Miri, qué gusto verte!
    Me alegro de haber sido portadora de recuerdos! Permiso no necesitas, en cambio tienes mi agradecimiento por llevarte la receta.
    Un besazo, linda.

    ResponderEliminar
  11. Nina, estando en casa de mi madre vi esta receta tuya y se la enseñé, porque ella es también fan de la harina de garbanzo. En seguida se puso manos a la obra y desde entonces ¡nos encanta! Sola y rellena (gracias Caro por las ideas) con tomate y olivas, con pimiento y cebolla... En fin, que ha venido para quedarse. Ahora sólo me queda hacerla yo cuando vuelva a casa :D ¡Muchas gracias!

    ResponderEliminar
  12. Nihacc, qué bueno, vamos ampliando la cofradía de la santa fainá! Es uno de mis platos preferidos, me cuesta parar.
    En Argentina venden unas cajitas de "fainá instantánea", solo tienes que echar agua y aceite y hornear... o sea que lo que te venden... es harina de garbanzo :-)
    Prueba a mezclar la harina con cebolla deshidratada, de esa en escamas.
    Gracias os doy yo a vosotras, me hace mucha ilusión imaginaros mirando mi blog, este ha sido un buen verano!
    Besos a ti y a tu mami.

    ResponderEliminar

Gracias por dejarme un comentario