sábado, 17 de septiembre de 2011

Pizza vegana de calabacín y pimiento

 Nadie echará de menos el queso


Otra pizza, con la masa que sobró de la anterior.
La masa era tan poca que quedó finita como para strudel, salió estupenda y para repetir.

  • En la base: unas cucharadas de tomate envasado.

  • Arriba: rodajas muy finitas de calabacín hasta cubrirlo todo, espolvoreadas con la parte blanca de un puerro picada. Sal y pimienta.

  • Salsa: bate un pimiento rojo mediano con un buen chorro de nata vegetal, una cucharadita de té colmada de maicena y un chorro de ketchup. Hierve hasta espesar y echa sobre la pizza.

 Un pretexto para mostraros mi cuchara salsera de madera
(Tienda en Besalú donde querréis compraros todo,
antes de cruzar el puente, 2,20 €)


  • Espolvorea con cebolleta deshidratada o hierbas secas, chorrea con aceite y hornea.

19 comentarios:

  1. Pizza!! No, si al final no me decido a ponerme a dieta con tanta delicia suelta,...Eso sí, sano y rico seguro, hace años que no como pizzas industriales, y no pienso volver a hacerlo...no hay más que mirar tus fotos para reafirmar mi decisión, no comprar pizzas industriales nunca más,...

    ResponderEliminar
  2. Qué buena combinación de ingredientes! Y bonito contraste de colores, además :) Me gusta que la masa sea finita, y casera claro!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Sabes ...yotambien a veces las hago veganas ...me encantan se salen de lo de siempre ..esa fantastica bssMARIMI

    ResponderEliminar
  4. Con lo que me chiflan las pizzas! ^_
    Muy buena idea lo de la salsa de pimiento con nat y maicena. Nunca la hice así, tengo que probarla.

    Besotes, linda

    A ver si el chirimbolo este me deja enviar...
    ( soy femme)

    ResponderEliminar
  5. Qué buena opción para disfrutar una comida rica y con el toque de frescura del calabacín!!! Me encantan los colores y me imagino el aroma exquisito de la salcita...De 10!!!
    Saluditos!!!

    ResponderEliminar
  6. Pequeña: la dieta siempre es la próxima estación, ya llegará, mientras tanto tú disfruta :)
    Ahora llega la hora de la confesión: yo como pizzas industriales, las tengo congeladas para emergencias. No soy salutarista, al contrario, como porquerías y estoy a favor de muchos productos químicos y hasta de las semillas transgénicas, pero esto da para una larga charla.
    De todas formas, en mi accidentado camino hacia el veganismo estoy consumiendo menos pizzas industriales porque todas llevan queso.
    Un beso y gracias!


    Akane: muchas gracias, linda. Claro que sí, casera es otra cosa!
    Besitos.

    ResponderEliminar
  7. Marimi, hola! Tú lo has dicho, son algo diferente, entre pizza y quiche. Y con todo el sabor de los ingredientes, porque las otras saben siempre a queso.
    Gracias y un abrazo!


    Femme, no hace falta que digas que eres tú, te reconozco por el perfume, aun así me encanta eso de "soy femme" :)
    Así que te gustan las pizzas, entonces ya sé con qué esperarte ese feliz día.
    Un beso, bebé.


    Carito, hola! El calabacín "da pa to'", es un comodín de la cocina!
    Gracias por la nota, MAESTRA, es un honor!
    Besos de domingo a toda la family.

    ResponderEliminar
  8. ¡¡¿¿Y NADIE VA A DECIR NADA DE MI CUCHARA??!!

    ResponderEliminar
  9. La cuchara perfecta!!! Me la puedes enviar por Fedex u otro sistema internacional de correo, prometo hacerte una entrada especial y lucirla en muchas fotos!!!!
    Es de madera verdad?? luce fantástica, la verdad que sí.

    Es que el colorido de la receta capta la atención primaria y el resultado del sabor pone a trabajar el gusto y empieza uno a saborear antes de poder expresarse.
    Gracias por tus ideas!

    ResponderEliminar
  10. Hola Luis! Sí, es de madera, en serio la quieres? Te la mando encantada y me compro otra cuando vaya otra vez a Besalú, que algún día volveré.
    Mándame tu dirección por email y me ocupo, será un placer que la tengas tú.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. jajjajajajajjajajajajaajajaj

    dí que sí, que el cucharón es fantástico!!!

    perdoón por no haber dicho nada... es que estábamos enajenados saboreando la pizza, y para todo no nos da la cabezaaaaaaaaaaaaaa

    *_*

    Muaaaaaaaak

    ResponderEliminar
  12. Ahora no vale :-P!
    (Esta se la lleva Luis, vamos a Besalú a comprar más?)

    ResponderEliminar
  13. Arrggh Cuánto tiempo sin comerme una buena pizza!

    ResponderEliminar
  14. Nur, como para pizza estás, niña aventurera! Pero estoy segura de que has encontrado cosas más interesantes, de comer y de vivir.
    Un beso y una crema para los pies!

    ResponderEliminar
  15. ¡Hola Nina! Estoy volviendo a la actividad bloguera muy lentamente después del verano, pero he visto esta pizza sin queso y supe que me tenía que pasar por tu cocina inmediatamente... Me la llevo para hacerla :) Gracias por compartirla. Espero que hayas tenido muy buen verano. Besos.

    ResponderEliminar
  16. ... ¡Ay, que se me olvidaba! ... La cuchara, ¡preciosa! ;))

    ResponderEliminar
  17. Hola Delia, me alegro de saber que estás de vuelta.
    Llévate la pizza, o mejor espera, te hago una nueva así te la comes calentita.
    Gracias por tus deseos para el verano, ahora todos a pasar un buen otoño!
    Mi cuchara agradece el elogio :)
    besitos

    ResponderEliminar
  18. La verdad es que me apetecía más cenar la pizza de queso de cabra, miel y lavanda esta noche pero, al encontrar en la nevera un triste pimiento y un calabacín, no me ha quedado otra que probar esta. Me resultaba curiosísima esa salsa de pimiento con nata, maicena y ketchup. No se me hubiera ocurrido en la vida, jajaja pero para eso estás tú, enseñandome a hacer cosas tan ricas, porque no ha quedado ni una sola miga!!!!

    Yo también te he echado de menos, mucho. La verdad es que he tenido un verano agitado y sin conexión. Ahora la tengo porque ya estoy por aquí pero me falla el tiempo que quisiera para leer y escribir.

    Me gusta tu cuchara de palo, y tu cocina de fuego. Tengo una horrible vitrocerámica del año de la cachimba que no soporto. El día que ahorre un poco, aunque eso ahora lo tengo crudo, me cambiaré la cocina por una de fogones de toda la vida.
    Mua, mua y requetemuá.Yo también te quiero!

    ResponderEliminar
  19. Josita querida, siempre es fiesta leerte.
    La salsa se te hubiera ocurrido también a ti si te hubieses propuesto hacer una pizza sin queso ("¿qué le pongo arriba que sea cremoso? y ya está".

    Me imaginé que tu verano venía difícil, incluso me atreví a hipotizar algún motivo. Ahora que estás de vuelta y retomando tus cosas, el tiempo que necesitas también volverá. Por lo menos has vuelto a publicar, para bien de todos.

    Otra cosa que tenemos en común, las cocinas de gas. La mía es tan vieja que ha entrado en proceso de desguace espontáneo, estoy buscando otra pero con la condición de que sea de gas y con un fuego bien grande y fuerte para el wok y la plancha. Las otras son muy monas y prácticas, pero en la mayoría de las cocinas profesionales usan fuego de gas.

    Y mi cuchara (que ya no es mía sino de Luis, si se decide a darme su dirección para mandársela) es como las cocinas de fuego. ¿Vendrás alguna vez por mis pagos? Si tuviera esa suerte, podríamos ir a Besalú a comprar más cucharas aunque aquí las haya y allá no queden.

    Me alegro mucho de que os haya gustado la pizza.
    No te me vayas muy lejos, vale?
    Un beso gordo.

    ResponderEliminar

Gracias por dejarme un comentario