lunes, 24 de octubre de 2011

Lentejas y pasta con limón y gelatina de vino


Con las lluvias ha caído el otoño y van apareciendo los primeros platos de cuchara. Este viene cargadito de nutrientes para los fríos que nos esperan:
  1. el hierro de las lentejas, que lo absorberemos todito gracias al limón
  2. la combinación de legumbre y carbohidrato que hace proteína completa y de alta calidad
  3. el tomate que aporta licopenos, los antioxidantes por excelencia
  4. las setas chinas que nos hacen masticar para calmar el hambre y los nervios
Y el sabor a casa, que no es poco.

  • Pon a hervir una taza de lentejas en dos o tres tazas de agua con unas setas chinas secas lavadas y troceadas, sal y el zumo de medio limón.
  • Pela y pica una cebolla grande y saltéala en abundante aceite de oliva hasta que se tueste (esto es imprescindible para dar sabor al plato). Añade uno o dos dientes de ajo triturados, deja que cojan algo de color y apaga el fuego.


  • Cuando las lentejas estén casi cocidas, echa al agua una taza de pasta para sopa que no sea de un formato muy pequeño. El momento en que se echa la pasta depende del tiempo de cocción que tenga, yo usé unos fideos marroquíes, redonditos y consistentes, que tardaron más en hacerse que las lentejas (menos mal que ya lo sabía).
  • Agrega o quita agua si hace falta, tiene que quedar caldoso pero no como sopa.
  • Cuando todo esté hecho, añade las verduras rehogadas con todo su aceite, un chorro de tomate frito (triturado, passata) y una cucharada de gelatina de vino tinto para compensar el ácido del limón y del tomate (también la gelatina tiene un punto ácido pero el dulce lo supera). Si no tienes gelatina en casa, la puedes reemplazar por una fruta a elección.

    La gelatina se consigue fácilmente online y en grandes superficies, Alcampo la tiene en la sección de repostería. Es económica y da mucho juego.


  • Sirve espolvoreado con pimienta recién molida y perejil o tallos de cebolleta picados.
    Acompaña con pan de centeno recién tostado.

14 comentarios:

  1. Curiosa combinación :) Tiene que estar bien rico!

    Oyes, una pregunta, esa gelatina de vino que dices, con qué está hecha? Para saber si es vegeta, me interesa mucho saberlo pq la quiero probar! y si dices q está en el alcampo cuando vaya de visita a madrid quiero que mi mami me la tenga de encargo...me has despertado la curiosidad!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Hola Patri, la gelatina está hecha con vino, azúcar y pectina, así que es vegeta-vegeta.
    Pídesela a tu mami porque va pa' to', chorreada con una jeringa sobre montaditos, en aliños de ensalada, etc.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. No he usado nunca la gelatina, la buscaré.

    ResponderEliminar
  4. Genial, un plato completísimo, sano, reconfortante, y que apetece mucho en días de lluvia como hoy. Me encanta el acompañamiento de pan negro tostado, y la gelatina de vino me la apunto para buscarla la próxima vez que vaya a Alcampo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Eu: espero que te guste, gracias por tu visita.


    Akane: vaya publicidad le has hecho a mis lentejas, me han dado ganas de repetirlas!
    La gelatina no tiene un sabor muy intenso, lo cual puede ser una ventaja porque permite combinarla con más cosas. Seguro que tú le encontrás más aplicaciones que yo.
    Y mira también en los alimentos internacionales si están los fideítos de sopa redondos, que me parece haberlos comprado ahí. Los puedes cocinar o usarlos como balines :)
    Un beso, guapa.

    ResponderEliminar
  6. Había mezclado las lentejas con arroz, incluso con otras legumbres, pero nunca se me había ocurrido hacerlo con pasta. Esta receta me suena de lo más exótica, en especial por esa gelatina de vino que seguro se encarga de darle un toque diferente.
    Ñam.
    Besitos

    ResponderEliminar
  7. Josi, no tan exótica, es una combinación bastante frecuente (al menos en mi casa ;-) Tampoco lo es de sabor porque la gelatina es suave y no predomina, justamente busqué algo dulce que no invadiera.
    Uno de estos días te haré la "pasta e fagioli" italiana, verás qué rica.
    Más besitos.

    ResponderEliminar
  8. Se ve buenísima tu receta! me encantó. además que tengo una jalea de vino y miel que no sé en que ocupar.
    cariños!

    ResponderEliminar
  9. Hola Fran, gracias, me alegro de que te haya gustado. Esa jalea tuya tiene que ser una delicia, ya me has hecho antojar!
    Un beso!

    ResponderEliminar
  10. Ays que bien, que bien, se la estoy encargando a mi mami, pero ya!!!!!!! muchas gracias por la info!!!!

    besitos!

    ResponderEliminar
  11. Patri*, pídesela que está muy buena, si la tomas sola sabe a vino.
    Gracias a ti, que eres un encanto.
    Más besitos!

    ResponderEliminar
  12. Patri*, no sé si me leerás, he recordado que una amiga solía traerme de Alemania una gelatina de vino que era una delicia y, según ella, muy común. Pero en esa época yo no era vegetariana y no me fijé cómo estaba hecha.
    Pues eso, y otro beso.

    ResponderEliminar
  13. Hola Te: ayer estrené la etiqueta Plato de cuchara y ya la has aprovechado, qué lujo!
    Espero que te guste.
    Y muchas gracias por tus visitas, que me ponen de buen humor :)

    ResponderEliminar

Gracias por dejarme un comentario