sábado, 22 de octubre de 2011

"Patatas fritas" de membrillo con "ketchup" de pimientos



La idea del membrillo es de Blanca Cotta, un mito viviente de la cocina, el buen humor y la elegancia intelectual con quien varias generaciones de argentinos hemos aprendido mucho más que a cocinar.

La receta lleva treinta años y tres países pegada en mi carpeta y nunca me había decidido a probarla... hasta que llegó mi amiga Pilar con este membrillo hermoso y me dio el empujoncito que me faltaba. 


Para completar la alusión a las fritas con ketchup se me ocurrió hacer este que, al igual que el membrillo, parece pero no es.


El membrillo
  • Pelar la fruta, cortarla en cuartos, retirar el centro duro con las semillas (cuidado con el cuchillo, que son duros de verdad), cortar en bastones, envolverlos en abundante harina blanca, sacudirlos en un colador para eliminar el exceso y freírlos en aceite de girasol no demasiado caliente.
    Al principio os parecerá que no se harán nunca, pero con paciencia (y sin moverlos mucho) van quedando sequitos y consistentes. Más blandos y oscuros que las patatas, pero es que... ¡no son patatas!
  • Salar y servir con el ketchup.

El ketchup (hacerlo con antelación)
  • Batir 4-5 pimientos pequeños envasados con un chorro de vinagre, 1 cucharada tamaño té de azúcar moreno y un pellizco de pimentón si se desea. Probar el sabor y añadir de lo que haga falta.
  • Dar un hervor en el fuego (o dos en el micro) para que espese, retirar y dejar enfriar.

Gracias maestra, aunque no me leas,
por el buen sabor que siempre has puesto en mi casa.


Cocina vegetariana

11 comentarios:

  1. Me encanta la idea de usar así el membrillo! En mi casa sólo se ha usado para hacer dulce de membrillo, y a mi no me gusta mucho, ahora podré darle otra salida :)
    Y el "ketchup" me ha gustado mucho también, soy muy aficionada a las salsas con su buena dosis pimentera :)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué receta más curiosa, Nina! Nunca se me habría ocurrido preparar así el membrillo :) Ni siquiera me puedo imaginar el sabor. Seguro que está muy bueno. Besos

    ResponderEliminar
  3. Blanca Cotta es santa de mi devoción, ella también hace las zanahorias fritas :)
    Un beso,

    ResponderEliminar
  4. Akane: el membrillo en preparaciones saladas es fantástico, yo suelo hacerlo al horno con verduras. Y el falso ketchup estaba bueno, murió añadido a una salsa para pasta :)
    Un beso y buen domingo, guapa.


    Myriam: el sabor es el agridulce de la fruta más el toque de la sal, mi hijo se los devoró.
    Besos también a vos!

    ResponderEliminar
  5. Fe de erratas: donde dije "Myriam" digo "Delia", es que estoy en pleno atontamiento dominical-matutino.

    ResponderEliminar
  6. Ahora sí, Myriam: Blanca Cotta es parte de mi vida, recuerdo los primeros años de casada, antes de los 80, cuando los domingos mi marido llegaba con el pan y el Clarín. Primero me devoraba las recetas y después hacía la claringrilla, que por suerte a él no le interesaba (sé de parejas que compraban dos diarios para no pelearse por hacerla).
    Tengo dos carpetas gordas con recetas pegadas, muchas de Blanca Cotta. Pero además le debo haberme iniciado en la lectura de Miguel Hernández y de otros escritores que ella citaba. Da gusto quererla :)
    Besos a vos.

    ResponderEliminar
  7. Jamás he probado el membrillo así. Supongo que nunca he tenido en mis manos uno tan hermoso como el que nos enseñas en la foto. Y esa receta de ketchup me parece estelar. En cuanto pueda dedicar un día de ocio a ir al mercado y cocinar con placer buscaré un membrillo como este. La imagen está diciendo cómeme, jajaja
    ya sé que estoy un poco out pero el trabajo me tiene secuestrada y sin tiempo para disfrutar de blogs.
    Requetebesos, linda

    ResponderEliminar
  8. Josi, yo tampoco lo había probado de esta forma y no sé si se me hubiese ocurrido hacerlo.
    El ketchup estaba muy bueno, solo que la próxima vez le echaré pimentón dulce normal en vez de ahumado. Y el membrillo era precioso, Pilar siempre me da estas sorpresas.
    Lamento que estés secuestrada pero celebro que sea por trabajo.
    Abrazotes, que te quiero.

    ResponderEliminar
  9. :O ¡Tengo que hacer esto! Me encanta el membrillo, y dura tan poquito tiempo la temporada... Si es que todo lo bueno llega en otoño :) Me doy la vuelta unos días y haces estas cosas tan ricas!

    ResponderEliminar
  10. Ay, Nina, ayer te comenté esta receta y hoy veo que no aparece el comentario! Estos duendecillos de internet... No recuerdo lo que te decía, pero la prueba de que me quedé con la copla es que hoy he comprado membrillos en el mercado :)

    ResponderEliminar
  11. Nihacc, cariño, aquí está tu comentario de ayer, por gmail sí que me llegó:
    :O ¡Tengo que hacer esto! Me encanta el membrillo, y dura tan poquito tiempo la temporada... Si es que todo lo bueno llega en otoño :) Me doy la vuelta unos días y haces estas cosas tan ricas!
    Totalmente de acuerdo, el otoño nos trae un montón de cosas ricas y también da ganas de quedarse en casa a cocinar. Para mí, la mejor estación del año aunque llueva como hoy.
    Un beso y feliz membrillada!

    ResponderEliminar

Gracias por dejarme un comentario