sábado, 28 de enero de 2012

Compota de invierno

 Después de este paréntesis, vuelvo corriendo a mostraros esta compota
antes que se acabe el invierno

La inspiración surgió del libro que mencioné en la entrada anterior, donde figura como Compota de Navidad. Y, efectivamente, fue el postre de nuestra Navidad pasada. Tan rica que he decidido inaugurar la categoría de Postres para publicarla. Y tan fácil que se hace sin pensar.
Hay muchísimas recetas similares en la red y en otros libros, y seguramente hay muchas señoras que la hacen sin receta porque es un plato antiguo y familiar.

Ingredientes para 6-8 personas (cantidades indicativas)
  • 200 g de ciruelas secas
  • 200 g de orejones de albaricoque (damasco), de melocotón (durazno) o mezclados
  • 3 peras de invierno (consistentes)
  • 3 manzanas reinetas
  • 100 g de almendras crudas
  • 100 g de uvas pasas sin semillas
  • 120 g de azúcar
  • 1 rama de canela
  • 750 ml de vino tinto (ni del mejor ni del peor)


Preparación
  • Poner a hervir el vino con el azúcar y la canela en una cazuela.
  • Añadir los orejones y cocer 10 minutos (5 si son tiernos).
  • Echar las ciruelas y las uvas pasas. Incorporar las manzanas y peras (peladas, sin semillas y cortadas en seis gajos cada una) y las almendras. 
  • Cocer todo junto 5 minutos, retirar y dejar enfriar.

- La cocción se hace con la cazuela tapada y a fuego mediano.

- El jugo tiene que quedar con la consistencia de un jarabe ligero. Si se reduce demasiado, añadir más vino; si queda muy líquido, hervir un rato más con la cazuela destapada pero sin que la fruta se ablande demasiado.

- Al retirarla veréis que las peras y manzanas están muy blancas, pero con unas horas de reposo y un par de removidas absorberán el color y el sabor del vino. Se puede preparar con hasta 12-16 horas de antelación, con más tiempo el sabor mejora pero queda todo oscuro y poco presentable (ideal para el día después, en familia).

- Se puede servir templada o fría. Nosotros la tomamos a temperatura ambiente con una tacita de vino especiado caliente.


Espero que la hagáis y que la disfrutéis tanto como yo estoy disfrutando
de haber vuelto con vosotros. 
¡Abrazos!




Cocina vegetariana


16 comentarios:

  1. Bienvenida de nuevo Nina. La compota, espectacular.

    Un abrazote.

    ResponderEliminar
  2. ¡Hey! ¡Qué alegría volver a tenerte por aquí! ¡Bienvenida!:))
    A mí también me encantan las compotas, pero hoy eso es lo de menos... ;) Besos

    ResponderEliminar
  3. Hola Nina, había leído esta receta en diciembre on line, y ahora la veo tan completa acá! La tengo pendiente, debe ser una delicia, un beso,
    Myriam

    ResponderEliminar
  4. ¡Que ilusión volver a leerte, Nina! Espero que hayas recargado bien las pilas.
    Mi madre ha hecho esta compota toda la vida en casa (la única diferencia es que no le echaba almendras), y también la hemos llamado siempre compota de Navidad y por supuesto no faltaba nunca por esas fechas. ¡Besos!

    ResponderEliminar
  5. Qué bueno que hayas vuelto!!! Me guardo tu receta para cuando venga el frío...Un abrazo grande!!!

    ResponderEliminar
  6. Ya te echaba de menos! Feliz 2012, antes de que se me olvide!

    Me gusta muchísimo esta receta. Es cierto que hay muchas versiones, pero la tuya tiene lo esencial, con buena fruta de calidad el resultado debe ser fantástico. Además creo que va genial tanto de postre como para acompañar algo salado; mi familia carnívora es muy aficionada a servir las carnes con preparaciones así. Pero yo me quedo con la compota sola :D

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. ¡La alegría del día!
    Qué bueno saberte de vuelta. Un saludo :)

    ResponderEliminar
  8. Ficus: la primera flor del día, gracias por todo y abrazos a ti!


    Delia, gracias por tus cascabeles, y además te gustan las compotas... no me falta nada!
    Un abrazo :)


    Myriam, hola, viva la coincidencia compotera! Si la hacés no te arrepentirás, es muy muy rica.
    Besos y que estén todos bien!

    ResponderEliminar
  9. Nihacc: y qué ilusión para mí estar de nuevo contigo y con todos! He recargado las pilas y hasta estoy rumiando nuevos proyectos, año nuevo, que le dicen.
    Me encanta que tu madre hiciera la compota, es un postre que da calorcito al alma.
    Seguimos juntas, queridísima, un beso!


    Carito: gracias, linda! La compota te encantará, incluso la podés cocer destapada para que se vaya todo el alcohol, por los chiquis.
    Venga ese abrazo y que sea largo!


    Akane: gracias guapa, yo también os he echado de menos. Y muy buen año para ti también!
    La compota me ha hecho feliz, espero que a vosotros también, sola o como guarnición (qué buena idea, veré con qué puedo utilizarla).
    Un besazo y no te me escapes!

    ResponderEliminar
  10. ¡Seas! La alegría es mía de verte aquí!
    Gracias, hermano coandino, un abrazo!

    ResponderEliminar
  11. Esta DELÍCIA me había perdido yo???
    pues tomo nota corriendo
    BESOS BONITA:)

    ResponderEliminar
  12. Conxita, creo que te gustará, mi marido me está pidiendo que la repita.
    Besos a ti y gracias!

    ResponderEliminar
  13. Nina, una vez asentada la alegría de tu vuelta, vine a por la receta y la he hecho hoy. Ya sabes que me gusta decirlo, así que con el último bocado vengo corriendo a decirte que la compota está delicioooooosa. Aunque no tenía peras ni orejones de albaricoque tiene un sabor exquisito, muy suave y aromático, y la textura es ideal. Queda incorporada al recetario de casa. Gracias por compartirla. ;)
    Besos

    ResponderEliminar
  14. Delia, mi hada del feedback, gracias! Qué alegrón que te haya gustado, ahora compartimos compota porque en mi casa también se ha quedado.
    Un abrazote!

    ResponderEliminar
  15. Está buenísima si la sirves por encima de un helado de vainilla.
    Cristina C.

    ResponderEliminar
  16. Cristina C: qué alegría :)
    Tengo las papilas gustativas bailando la conga de imaginarme el almíbar de vino chorreando sobre el helado.
    Gracias!

    ResponderEliminar

Gracias por dejarme un comentario