martes, 14 de febrero de 2012

Curry de bolitas de soja



Primero las bolitas (soja gruesa):

  • Pons dos puñados gordos de bolitas de soja en un cuenco y remójalas en una mezcla de agua caliente y salsa de soja hasta que se ablanden.
  • Cuando estén tiernas, aplástalas entre las palmas de las manos, sin quitarles todo el líquido, y ponlas en un plato hondo.
  • Échales 2-3 cucharadas de harina para rebozar sin huevo y remueve hasta que queden bien cubiertas, si queda harina en el fondo sigue removiendo hasta que la absorban toda.
  • Fríe las bolitas en aceite de girasol no demasiado caliente hasta que se encojan un poco y se sequen.

El resultado es este, y a ver quién es el valiente que se atreve a comerse una y solo una:


Así ya están buenísimas y os servirán para aperitivos y mil cosas más, es cuestión de probar e inventar. Además, la combinación de soja con harina da una proteína completa.


Y ahora preparamos el curry:

  • Dora en aceite de girasol una cebolla grande bien picada y un pimiento italiano (verde) troceado.
  • Añade un plátano pequeño bien machacado y mézclalo bien con las verduras rehogadas hasta obtener una crema.
  • Echa una o dos cucharad(it)as de un buen curry (tiene que quedar muy sabroso y algo picante), una taza de agua, un cubo de caldo (yo usé uno con sabor a carne pero sin carne), un chorrito de nata vegetal o de la que sea (opcional) y dos rodajas de piña en conserva troceadas.(*)
  • Si la salsa no queda ligada, añade una cucharadita de maicena disuelta en media tacita de agua.
  • Echa las bolitas, mezcla bien y deja al fuego solamente hasta que se calienten.
  • Prueba y añade sal, curry, pimienta y lo que haga falta para que quede muy sabroso.

  • Sirve bien caliente, espolvoreado con anacardos partidos y unas rodajitas de pimiento crudo.
  • Acompaña con arroz blanco cocido al estilo oriental.(**)



(*) Si no tienes piña en lata, puedes cocer dos rodajas de piña natural en el agua de remojo de las bolitas (3 minutos de micro a potencia máxima).





(**) Para el arroz oriental: poner en un cazo con buena tapa una taza de arroz blanco y dos de agua sin nada más. Llevar a ebullición, poner la tapa y bajar la llama al mínimo posible. Dejar 15-20 minutos sin destapar ni sacudir, al cabo de ese tiempo el arroz tiene que estar cocido y haber absorbido toda el agua (conviene conocer el arroz que vamos a usar). Destapar, esponjar con un tenedor y servir sin ningún añadido.
Este arroz es perfecto para acompañar platos con salsas muy condimentadas.


10 comentarios:

  1. Nunca he comido este tipo de alimento, habrá que probar porque la pinta no puede ser mejor. Besos

    ResponderEliminar
  2. Rosa, nunca has probado la soja texturizada? La hay de tres tipos: fina, que queda como carne molida, mediana (que parece carne picada con cuchillo, al estilo de antes) y gruesa, que son estas bolitas. Todas se hidratan en agua o directamente en una salsa, no hace falta freírlas como en esta receta. Las encontrarás en cualquier herboristería o hipermercado. Te invito a poner "texturizada" en el buscador de este blog, hay varias recetas.
    Gracias por venir y por tu comentario!
    Besito.

    ResponderEliminar
  3. Tengo ganas de probar la soja texturizada gruesa! Ahora que he visto tus bolitas... ñam! La próxima vez la compro, tiene una pinta genial, y desde luego ideal para un buen curry como este. Fíjate que nunca se me había ocurrido añadir plátano... y eso que hay un plato de arroz que hace mi padre que lleva plátano y piña, no sé dónde tengo la cabeza.
    En resumen: delicioso!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. No me suena haber visto esta soja por el Mercadona¿...? ya investigaremos: por el momento me interesa tu salsa, aunque sea con unas albondigas de pollo...ja,ja, Un beso

    ResponderEliminar
  5. Vaya platazo te has marcado!!
    Me encantan los currys, y este tuyo me parece súper apetecible!!
    Me apunto la receta y pronto la hago!
    Un beso!

    ResponderEliminar
  6. Akane: cómprate un paquete que sirve para todo, por ejemplo haces un potaje y echas las bolitas en la salsa así sin más.
    Yo sí sé dónde tienes la cabeza: en el plato de tu madre. Es bonito que guardemos los objetos valiosos en cajas cerradas :)
    Gracias por todo-todo, tú también eres deliciosa.

    ResponderEliminar
  7. Beatriz González: búscala en tu herboristería más cercana, seguro que la tienen. Y si no, ve alejándote hasta que la encuentres :)
    Me encanta que los no vegetarianos encuentren ideas en mi blog, así como yo leo recetas con carnes y las adapto. Eso prueba que, lejos de ser una secta aislada, los vegetarianos comemos casi lo mismo que vosotros.
    Un beso a ti!


    Bárbara - Comer De Todo: yo también adoro los curries, lástima que no siempre se consiga un buen polvo de curry, lo mejor es hacerlo en casa al gusto de cada uno.
    Enhorabuena por tu blog, esas tartas merecen aplausos.
    Sabes? Los vegetarianos también comemos de todo, la diferencia es que tal vez tú pienses en "edificios" y nosotros pensamos en "ladrillos": si sumamos los distintos aminoácidos que ingerimos, por ejemplo en cereales y legumbres, nos da "carne". Y de vitaminas, fibras y minerales vamos sobrados. Mira qué bueno, llegamos a la misma meta por distintos caminos.
    Me encantaría que me contaras qué te ha parecido la receta, así te pongo en el cuadro del Premio al Arrojo :)
    Besos a ti y muy buen día.

    ResponderEliminar
  8. siempre que veo en la herboristería la soja texturizada me dan tentaciones de comprarla, pero luego pienso ¿y cómo se cocina? ¿qué receta hago? Ahora ya no tengo excusa. Gracias

    ResponderEliminar
  9. muy interesante!!!
    me encanta el recipiente donde se presenta la receta...le da un aire aún más apetitoso y ceremonial!

    ResponderEliminar
  10. Jetsa, dile a tu herbolario que me mande un paquete por la comisión :)
    Creo que no te arrepentirás de comprarla, va con todo. Eso sí, no te esperes un gran sabor porque no lo tiene, hay que añadírselo y en el fondo siempre le queda un regusto a soja que con el tiempo acaba por gustarte.
    Lo mejor para iniciarte es echarlas tal como vienen en un potaje bien sabroso y con suficiente caldo para que se ablanden.
    Muchas gracias a ti!


    Luis: tú siempre ves la realidad detrás de la realidad, te has fijado en los cuenquitos! Si fuésemos vecinos (oye, que la idea me está gustando cada vez más) te los regalaría :)
    Un abrazote.

    ResponderEliminar

Gracias por dejarme un comentario