sábado, 10 de marzo de 2012

Endibias estofadas con manzana


Un plato fácil y entretenido por el contraste de sabores

  • Rehogar cuatro endibias pequeñas enteras en una sartén grande con aceite de oliva, dándoles la vuelta hasta dorarlas suavemente por todos los lados. 
  • Mientras tanto, con las endibias apartadas a un lado y mientras se continúa rehogándolas, echar en la misma sartén una cebolla mediana picada y una manzana golden pelada y cortada en cubitos. Continuar la cocción hasta que se ablanden.
  • Añadir un tomate picado muy menudo, un puñado de guisantes (arvejas) congelados, un chorrito de vinagre balsámico y el agua caliente necesaria para que quede cubra las endibias hasta la mitad. Condimentar con sal, pimienta y eneldo.
  • Mezclar todo, tapar la sartén parcialmente y dejar a fuego bajo hasta que las endibias estén tiernas pero no deshechas (darles la vuelta a mitad de la cocción).
  • Añadir una cucharada de nata vegetal (optativo), remover, calentar unos segundos y servir.

En la versión familiar, acompañar con las verduras tal como están para descubrir y mezclar los sabores.
Para una presentación más cuidada, batir el fondo de verduras, aligerarlo con leche vegetal si es necesario, ponerlo en el fondo del plato con las endibias arriba y llamarlo Endibias en crema de verduras.



Las endibias crudas suelen ser bastante amargas pero con la cocción les queda solamente un regusto, sobre todo en la base, que esta vez no la quitamos para conservar la forma y el sabor. El dulzor de los guisantes, de la manzana y del vinagre balsámico con el ácido del mismo vinagre y del tomate hacen un contrapunto con ese amargo que le da más interés al plato. La nata lo suaviza aún más y le da consistencia a la salsa.

9 comentarios:

  1. Me encanta las endivias y así me parece una buena forma de cocinarlas.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. SANTO CIELOS esto tiene que estar de muerte lenta, muy deliciosas, me encanta la preparación, francamente una receta fácil y muy sana sobre todo.
    Un fuerte abrazo y muchas bendiciones

    ResponderEliminar
  3. Uy, no se con que presentación me voy a quedar ;)
    Las endivias moradas me gusta comerlas a mordidas Jejeje
    Un saludito

    ResponderEliminar
  4. Hola Curra, me alegro de que te haya gustado la receta, un abrazo!


    Walkiria, que me vas a hacer llorar! Has dicho la palabra clave: fácil (si no, no las hubiese hecho :)
    Un beso y gracias por todo, en especial por tus bendiciones, que parece que funcionan!


    Mijú darling, qué honor! Nunca he comido ni visto endivias moradas, las buscaré en la Boquería y me las comeré a mordiscos por las Ramblas.
    Abrazos y buena semana!

    ResponderEliminar
  5. Voy a tener que probar este método de cocinar endibias, porque las que yo he comido han sido muy amargas. No me daré por vencida! Creo que prefiero el primer plato con las verduras tal como están... aunque la crema también me esta tentando!

    ResponderEliminar
  6. Alita, hola! Las endibias SON amargas, para suavizarlas les puedes quitar la parte más gruesa del tronco, cocerlas o contrarrestar el sabor con un toque dulce.
    Te recomiendo nuestra ensalada de endibias favorita: http://goo.gl/7sVu0, la puse en un blog que he abandonado pero pronto la traeré a este.
    Un beso y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  7. Alita: ahora veo que ya está publicada en este blog, es que el Sr. Blogger y yo nos hemos levantado con los cables cruzados (y eso que no hemos dormido juntos).
    Otro beso :)

    ResponderEliminar
  8. Gracias por la sugerencia! La ensalada también se ve riquísima, y que bonita presentación. Tengo que darle otra oportunidad a las endivias!

    ResponderEliminar
  9. Alita: tú insiste y verás que os hacéis amigas.
    Un beso y buen finde!

    ResponderEliminar

Gracias por dejarme un comentario