martes, 19 de abril de 2016

Bok choy con salsa roja de yogur


Una mezcla chino-hindú con toques personales que los puristas sabrán disculpar


El bok choy o pak choy es una hortaliza china que recuerda lejanamente a la acelga tierna. Ya lo he puesto en otras recetas y vendrán más porque ahora se consigue en tiendas convencionales, por ejemplo en Aldi y cada vez en más en las fruterías de barrio.
Para mi gusto, el mejor modo de prepararlo es en un medio húmedo porque así no se secan las hojas. Por ejemplo, directamente en una salsa de tomate o, como en este caso, al vapor.

Esta vez lo he acompañado con una salsa inspirada en la Tikka Masala de la cocina hindú, cuyo sabor ácido se combina muy bien con esta verdura. 

Para más datos, la salsa y el plato entero son muy bajos en calorías y aptos para la dieta de Weight Watchers.


Salsa roja de yogur (inspiración Tikka Masala)


  • Pica muy fina una cebolla y ponla en una sartén antiadherente con 1 cucharadita de aceite de girasol y agua hasta cubrir. 
  • Cocina a fuego alto hasta que se evapore el agua, baja el fuego y continúa la cocción, removiendo continuamente, hasta que la cebolla se seque y comience a tostarse.





Añade:
1 tacita de tomate triturado (de lata), 1 cucharada de postre de jengibre en polvo, 1 cucharada de postre de semillas de coriandro molidas, 1 cucharadita de ajo en polvo, 1 cucharada de postre de pimentón dulce, el zumo de medio limón pequeño, un chorro de mostaza, guindilla al gusto y tallos de perejil cortados en trozos pequeños.

Del perejil tampoco se tira nada


Además de sabor, los tallos del perejil aportan textura. Un cocinero italiano comentaba que, en el restaurante de India donde trabajó una temporada, a veces utilizaban el tallo del perejil y tiraban las hojas.
Si todavía no los has probado, hazlo y ya no dejarás de usarlos.








  • Deja reducir la salsa a fuego bajo, removiendo de vez en cuando, hasta que tenga la consistencia de una crema y al pasar la espátula se vea el fondo de la sartén.
  • Añádele entonces un yogur de soja, cocina unos minutos más para calentar el yogur, agrega las hojas de perejil picadas y apaga el fuego.
    Es importante utilizar un yogur de buen sabor, por ejemplo el de marca Auchan (Alcampo). Algunos de las marcas más famosas tienen un sabor poco agradable y te pueden arruinar la salsa.
Si te parece que esta salsa quedará muy ácida, tienes razón. Pero ahí está su encanto, ¡y al bok choy le va que ni a medida!

Crema de patatas y judías blancas

  • Cuece dos patatas medianas en un cazo mediano, con el agua para cubrirlas y dos dedos más.
  • Cuando estén hechas, añade 2 cucharadas de judías blancas cocidas y deja al fuego otro rato para que se calienten.
  • Bate las patatas y las judías con un poco del agua de cocción y una cucharadita de aceite de oliva para hacer una crema un poco más fluida que un puré.


Cocción del bok choy y terminación


  • Corta los bok choy por la mitad a lo largo y rellena la parte del tronco con la salsa roja, presionando con el lomo de la cuchara para que la salsa se meta en los huecos.
  • Cuece los bok choy al vapor durante 5 minutos o hasta que las hojas se aflojen sin llegar a pocharse.






  • Haz una base de crema de patatas en cada plato, pon los bok choy arriba y pulveriza ligeramente con aceite.
  • Calienta el resto de la salsa y sírvela aparte por si alguien quiere más.



2 comentarios:

  1. Me encantan tus recetas porque son siempre diferentes. y porque me dan ganas de ir a cocinar enseguida. Voy a buscarme unas botas choi esta tarde!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con un comentario como este ya tengo la sonrisa puesta para toda la semana, ♥¡GRACIAS!♥

      Eliminar

Gracias por dejarme un comentario