miércoles, 5 de abril de 2017

Compota de fresas


 

Las fresas ya no existen: estos gigantes pálidos y acuosos no tienen nada que ver con las frutillas pequeñitas, de color intenso y sabor explosivo que yo comía en mi infancia. Pero lo que la tecnología nos quita la astucia nos lo devuelve, palabra de un cocinero que desveló su secreto.


Ingredientes


  • 1 kg de fresas frescas
  • 200 g de arándanos secos
  • 150 g de azúcar blanco
  • 400 ml de agua
  • zumo de limón
  • mermelada de fresas comercial 

 

Preparación 

 


  • Lava las fresas, rebánales las hojas y la parte blanca que está debajo, si la tienen.
  • Corta un tercio de las fresas (las más pequeñas) en mitades.
  • Corta los otros dos tercios en 4-6 trozos cada una.







  • Calienta el agua con el azúcar y 2-3 cucharadas de zumo de limón.
  • Cuando el agua comience a hervir, remueve para disolver el azúcar y añade los arándanos secos.
  • Deja en ebullición hasta que el almíbar empiece a hacer burbujas más grandes.
 
  • Echa al almíbar la mitad de las fresas troceadas y cocínalas 10 minutos.
  • Añade la otra mitad de fresas troceadas y déjalas 5 minutos.
  • Por último, echa las fresas en mitades y cocina 1 minuto más.
  • Retira del fuego y deja enfriar.
    (Si el jugo te ha quedado flojo: retira la fruta y hierve sólo el almíbar hasta que se espese. Tiene que hacer burbujas grandes y, al poner una cucharadita en un plato frío inclinado, se debe deslizar lentamente. Déjalo enfriar antes de ponerle otra vez las frutas dentro).
 
  • Tapa la cazuela y deja enfriar.  
 
  • Prueba el sabor y añade una o dos cucharadas de mermelada de fresas.
    Este es el truco de Daniele Persegani para levantar el sabor.
 
  • Enfría la compota en el frigo, si es posible hasta el día siguiente o más.
 

6 comentarios:

  1. Hola Nina, realmente hemos perdido en el olvido muchos sabores que de niños conocimos y al paso del tiempo y la tecnología nos los han cambiado y modificado a tal grado que las nuevas generaciones ya no los conocen, recuerdo el sabor del chocolate hecho en forma artesanal que se vendía en la tienda de la esquina por 5 centavos la tablilla, (1947) ese sabor amargo del cacao con fuerte olor delicioso, lo recuerdo y no lo he vuelto a degustar, así como algunos dulces como el pirulí, dulce de azúcar (Caramelo) con sabores de fruta fresca no sabor de esencia artificial, en fin Nina el tiempo pasa y la tecnología comercial nos alcanza y no podemos decir tiempos pasados fueron mejores, estar donde estamos es un privilegio pues con la tecnología actual es que podemos comunicarnos.
    Saludos y seguire probando tus recetas

    ResponderEliminar
  2. Hola Salvador, ¿y qué me dices de los tomates/jitomates? ¿Te acuerdas de cuando tenían el sabor y la consistencia de una fruta madura? Lujos que entonces no valorábamos porque eran de cada día. Pero, como bien dices, ahora vivimos más y -de alguna manera- mejor.
    Sí, por favor sigue probando mis recetas, que me haces feliz :)
    Saludos a ti.

    ResponderEliminar
  3. Nina gracias por compartir. Se ve muy apetitoso. Hoy compré las fresas. Espero que este plato me quede delicioso. Bendiciones.

    ResponderEliminar
  4. Hola, Lectora! Yo también espero que lo disfrutes y ojalá me lo cuentes. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Respuestas
    1. Gracias CrisyLaura por el elogio y por la visita!

      Eliminar

Gracias por dejarme un comentario