miércoles, 15 de junio de 2011

La "salsa" del delta del Po

Más que una receta, un recurso para aprovechar excedentes


Quien dice delta dice fertilidad, y el del río Po en Italia no es una excepción. La producción de frutas y hortalizas es tan abundante que, al ver tutto quel ben di Dio, uno podría pensar que ha llegado al Paraíso. 
Tanto hay que, aunque se venda mucho, siempre sobra. Y de ahí viene esta preparación, que los lugareños llaman simplemente "salsa".


Ingredientes (muy aproximados y en la cantidad que haya y guste)
  • 2 berenjenas grandes (cortarlas en cubos gruesitos, dejarlas dos horas en sal a perder agua y estrujarlas bien)
  • 6-7 tomates carnosos, sin pelar y cortados en trozos irregulares
  • 3-4 pimientos de distintos colores (o todos rojos si no hay otros) también cortados en trozos irregulares
  • 4 cebollas medianas troceadas
  • un manojo grande de perejil

Preparación
  1. Poner todo menos el perejil en una cazuela grande con sal, pimienta y abundante aceite de oliva.


    Mejor poner los tomates abajo para que suelten enseguida el jugo

  2. Tapar y cocer una hora a fuego lento, mejor con un difusor.
  3. Al cabo de ese tiempo las verduras habrán soltado el agua, que las cubrirá casi por completo.
  4. Destapar y continuar la cocción al menos otra hora a fuego muy bajo, hasta que se haya reducido casi todo el líquido y quede un dedo o menos de jugo espeso y traslúcido.



  5. Añadir el perejil picado (yo le pongo también los tallos) y apagar el fuego.
  6. Probar y corregir el sabor si hace falta. Sabe mejor si se deja toda la noche en la nevera y se recalienta al día siguiente.
Utilizar como guarnición caliente o templada, como salsa para la pasta (colar la pasta bien al dente porque la salsa es blandita) o en rellenos de pasteles y empanadas. 
Soporta  muy bien la congelación, así que se puede hacer en grandes cantidades para usarla también en invierno.





8 comentarios:

  1. Riquísimo! Me ha recordado al pisto, que tanto me gusta tanto caliente como fresquito en verano. Me gusta la idea de usarlo como relleno de empanadas o como salsa de pasta :)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. la comida italiana, la que más me gusta siempre. pocos ingredientes sabores increibles! Gracias

    ResponderEliminar
  3. Qué curioso el origen de la receta, cómo me gusta conocer esas cosas... y además qué buena pinta, ¡si es que todo lo que lleve berenjena!

    ResponderEliminar
  4. Cesta de verduras: muchas gracias por venir y por tu comentario!


    Akane, hola! Es menos sabroso que el pisto porque no se saltea, pero vale como curiosidad.
    A mí también me encanta el pisto fresco, y la caponata me chifla! (si quieres verla, está en el blog :)
    Un besote.

    ResponderEliminar
  5. Hola Javier, pues sí, sin desmerecer a otras, la cocina italiana es sabiduría pura.
    Gracias a vos por venir!


    Nihacc, mi compañera de berenjenas!
    En la Italia "vieja", que ya casi no existe, no se tira nada. Todavía se ven unas casas impresionantes con una franja de jardín donde los abuelos tienen un huerto, no por motivos ecológicos como ahora sino por el recuerdo del hambre.
    Un beso, guapa.

    ResponderEliminar
  6. Es cierto que este tipo de salsas está más buena al día siguiente. me encanta lo de cortar los tomates con formas irregulares, para darle un aire picassiano al asunto, jajaja Eres una artista. Mua

    ResponderEliminar
  7. Josi, declino el honor, la receta original pone que van cortados así. Ya te he dicho que eres muy buena conmigo :)
    Dos muas.

    ResponderEliminar

Gracias por dejarme un comentario